[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"23586","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-245355","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"320","alt":"La ministra de Empleo y Seguridad Social, F\u00e1tima B\u00e1\u00f1ez, durante su intervenci\u00f3n en la inauguraci\u00f3n en Madrid del IV Congreso ordinario de la Uni\u00f3n de Profesionales y Trabajadores Aut\u00f3nomos (UPTA). EFE"}}]] La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez / EFE



Conscientes de las críticas a la precariedad creciente en el mercado laboral, el Ministerio de Empleo ha difundido este lunes una nota de prensa intentando vender como muy buenos los datos de generación de contratos indefinidos. El ministerio de Fátima Báñez ha admitido que apenas se ha recuperado un tercio de todo el empleo indefinido destruido durante los seis años de crisis, pero lo ha hecho dándole un prisma positivo asegurando que crece en lo que va de año a un ritmo del 14,15% y atribuyéndolo a su tarifa plana de 100 euros, vigente hasta el 31 de marzo, que se habría traducido en 205.217 trabajadores indefinidos.

200.000 indefinidos frente a 2,6 millones
Estas cifras están a una distancia considerable de las de la imparable precariedad que denuncian los sindicatos y que corroboran los datos que dejan en mal lugar la visión triunfalista del Gobierno. Los contratos de trabajo con una duración de una semana o menos firmados entre enero y julio de 2015 superaron la cifra de 2,6 millones y supusieron casi el 25 % de las contrataciones, siete décimas más que los suscritos un año antes, según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). De hecho los contratos de una semana o menos representaron el 24,9 % del total, mientras que un año antes se formalizaron en el mismo periodo 2.302.511 contrataciones de la misma tipología, el 24,2 % del conjunto.

Diez puntos más de precariedad que en 2008
En declaraciones a Efe, el economista Luis Zarapuz, del gabinete económico de CCOO, alertó de que este repunte de los contratos de corta duración es congruente con una salida de la crisis enmarcada en el empleo precario. Este economista ha explicado que durante la crisis se ha aprovechado para dar una vuelta al mercado de trabajo y se han dado más facilidades para que las empresas contraten barato. Por su parte, la economista Teresa García, del Gabinete económico de UGT, ha calificado de "barbaridad" la contratación corta y ha recordado que en 2008 los contratos de una semana o menos representaban un 15 %, diez puntos menos que en la actualidad. García ha subrayado que este tipo de contratación va subiendo a lo largo de la crisis y ha precisado que este aumento se suma a los contratos indeterminados, que son los que tienen mayor volumen (3,7 millones de enero a julio de 2015).

Tres veces más contratos de formación que en 2010
Mientras, un informe de Randstad del que se ha hecho eco El Economista subraya que según los datos del SEPE los contratos de formación han alcanzado durante el primer semestre de 2015 su nivel más alto en los últimos seis años. Así, de enero a junio se han firmado más de 83.800 contratos, lo que supone que se han triplicado respecto a 2010, cuando se realizaron más de 24.900. Respecto al mismo periodo del año anterior, los trabajadores que han firmado un contrato de formación se han incrementado un 23,7%. Del total de contratos que se han realizado durante los seis primeros meses del año, los de formación suponen el 0,98%, frente al 0,38% que representaba en 2010, encadenando además desde 2012 tres años de crecimiento consecutivo.