A Arantza Quiroga, presidenta del PP en el País Vasco, no parecen gustarle los "silencios" de Rajoy. Entrevistada por Ana Pastor anoche en su programa El Objetivo de la Sexta, consideró que "cuando se cometen errores, se piden disculpas" y que después "serán los ciudadanos quienes determinen si supone algo tan fuerte como para perder la confianza o no". A pesar de que insistió en que Rajoy es una persona "honrada" y en que no quería ser una "mariosabidilla" diciéndole a la gente lo que tiene que hacer, sí dejó clara su postura ante los casos de corrupción.

La "carpetita de Bilbao"
"El caso Bárcenas tiene que ser un revulsivo para nosotros. La política del siglo XXI se tiene que ejercer de otra manera, la información fluye y no se puede controlar. Lo que tiene que hacer uno es salir y dar explicaciones", comentó. Eso es lo que ella ha aplicado en el País Vasco a pesar cuando le ha tocado gestionar "la carpetita Bilbao que había dejado de regalo Bárcenas al Ruez Ruz". "A veces te tienes que poner colorada pero más vale una vez que cientos morada", aseguró.

"Yo no le compro todo a Rajoy"
No es la primera vez que Arantza Quiroga, que representa a la nueva generación de políticos vascos, cuestiona la política de su partido de silenciar el caso Bárcenas. El pasado mes de junio dijo en un desayuno delante de Rajoy dijo que “los militantes estamos asqueados con el caso Bárcenas”. Al ser preguntada por aquel comentario, asegura que, nunca, nadie de Génova le recriminó sus palabras pero que sí se sintió mal por decirlo al lado del presidente del Gobierno a quien respeta profundamente. "Yo no le compro todo pero me parece que tiene mucho mérito. Es verdad que llaman mucho la atención sus silencios y contrasta mucho conmigo que soy muy de salir. Pero cada uno tiene su forma de ser", aclaró.