Con la deuda pública disparada rozando el 100% del PIB y 30 puntos por encima de lo que recibió a Mariano Rajoy solo le queda vender que en cuatro años el paro habría mejorado algo desde su llegada. Algo impensable cuando llegó a Moncloa prometiendo la panacea de empleos, pero que ahora da por bueno, de hecho como ha publicado ELPLURAL.COM en Moncloa sopesan incluso retrasar las elecciones para conseguir unas décimas que mejoren los datos. Pero por mucho que se subraye una mejora estructural se desconoce cómo lo conseguirá, porque además de que el trabajo que se crea es mayoritariamente precario, todavía tendrían que conseguir recuperar más de medio millón de afiliaciones nuevas en la Seguridad Social, y eso solo para igualar los niveles de 2011.

 

 

 

Triunfalismo en el programa
Pero la estrategia está lanzada y es clara. La ha puesto negro sobre blanco este jueves la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en la apertura de la 21 Interparlamentaria Popular que reúne estos días en Guadalajara a los diputados y senadores de su partido. El anuncio del acto tampoco dejaba muchas dudas sobre el clima triunfalista que se iban a encontrar los parlamentarios: "El PP va a poder constatar la evolución que ha seguido España desde la primera Interparlamentaria, que se celebró en San Sebastián en junio de 2012, cuando el país se encontraba cerca de la quiebra, hasta la presente reunión en Guadalajara, en la que ya se puede hablar de crecimiento económico y creación de empleo".

Vuelve la herencia recibida, aunque hayan empeorado los datos
Y a pesar de que sobre la mesa estaban los datos de que el paro había crecido por segundo mes consecutivo, Cospedal no se ha movido un ápice del guión de la euforia y de la 'herencia recibida'. "Recibimos un país donde todos los años se destruía empleo y hoy España tiene más afiliados a la Seguridad Social que hace un año y 273.000 personas menos en el paro que hace un año", remitiéndose con toda la intención a hace apenas un año. Y ha lanzado la consigna: "Estamos creando empleo, hay que decirlo todos los días"

Cospedal volvió al discurso de la 'herencia', sin abordar el hecho de que ahora el país tengo más deuda pública que la que con Zapatero les parecía insostenible: "Hemos salvado a España de una intervención, hemos salvado a España de una crisis de deuda a la que estábamos abocados, hemos evitado que nuestro país fuera el farolillo rojo de la UE, que lo era: éramos el problema de Europa. Hoy, España es el país que crece por encima de la media europea y es el país donde más empleo se crea de la UE".

"Sin demagogias ni mentiras"
Otro punto del argumentario popular en los próximos meses es que han salvado la educación y la sanidad del país, Cospedal he llegado a referirse a quiénes protestan por los recortes en estos términos: "Los de las camisetas deberían darnos las gracias, hemos salvado la sanidad". "La sanidad y la educación pública la hemos salvado nosotros, los del PP (...) la política social que ha hecho este partido es la política social sin demagogias, sin mentiras, pero con realidades, haciendo viable el sistema del estado del bienestar", ha instruido a los suyos. Serán mensajes que oíremos y leeremos insistentemente en los próximos meses.