Costanza Miriano, la autora del polémico libro Cásate y sé sumisa, difundido en España bajo el auspicio del Arzobispado de Granada, sigue esparciendo sus teorías sobre la mujer y el matrimonio, esta vez desde Alfa y Omega, donde la periodista italiana critica que las mujeres prefieran “con tal de emanciparse” incluso “trabajar ocho horas al día”.

El negocio del matrimonio para la mujer
“Con tal de emanciparse, están dispuestas a tolerar casi cualquier fatiga y esfuerzo sin sentido, incluso trabajar en una fábrica ocho horas al día, y así poder pensar que no dependen de nadie”, afirma la escritora de Cásate y sé sumisa, que según sus palabras, a priori, pareciera que viera en el matrimonio un negocio para la mujer.

Nuestra verdad profunda
Miriano se encarga de aclarar más adelante en la entrevista que el matrimonio para ella tiene un significado más espiritual, aunque propio del siglo XIX. “Una relación es lo más hermoso que nos puede suceder, es nuestra verdad profunda. Además, lo que me da paz es saber que no me he dado a mi marido, sino que a través de él me doy a Dios. Por este motivo, no tengo miedo de depender”.

Contra el divorcio
En la entrevista de Alfa y Omega con Costanza Miriano, quien se refiere a los hijos como “un don, no un derecho”, también participa su marido, Guido, quien carga contra el divorcio, un tema, por cierto, sobre el que el Papa Francisco ha abierto la puerta para el debate. “Es estúpido eso que se oye de vez en cuando: que los hijos pueden vivir bien la separación de los padres, si se maneja bien. Los niños resultan heridos y arrancados por una separación, y de esta herida son responsables los padres”.

Obediencia leal y sumisión
El libro de Miriano, Cásate y sé sumisa, se dio a conocer en España a través de la editorial Nuevo Inicio, que preside el arzobispo de Granada, Javier Martínez. En la obra se habla de “obediencia leal y generosa” y de “sumisión” de la mujer hacia el hombre. La editorial del Arzobispado le presentaba así: “¿Alguna sabe que se puede ser feliz incluso con su marido? Ahora es el momento de aprender la obediencia leal y generosa, la sumisión. Y, entre nosotras, podemos decirlo: debajo siempre se coloca el que es más sólido y resistente, porque quien está debajo sostiene el mundo”.

La autora calificó su libro “como una experiencia radical para mujeres sin miedo” y defiende a lo largo del texto la sumisión de la mujer en el matrimonio, como un servicio.