La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, durante la rueda de prensa que ofreció tras la reunión del Comité de Dirección del partido. EFE



Increíble, pero cierto. María Dolores Cospedal niega ahora haber recibido 200.000 euros que Luis Bárcenas aseguró en sede judicial haber entregado al gerente del PP de Castilla-La Mancha, el ahora imputado José Ángel Cañas, cuando hace tan solo tres meses, concretamente el 15 de julio, la secretaria general de los conservadores admitía haber recepcionado dicha cantidad. “Lo único que prueba este documento es que el gerente del PP en Castilla La Mancha, al igual que el resto de los gerentes regionales del partido, recibirían la asignación para la campaña electoral, de la que Bárcenas entonces, como gerente, era responsable y administrador de la campaña”. Cita textual publicada por la práctica totalidad de los medios de comunicación de España.

Donde dije digo, digo Diego
Cospedal vuelve a contradecirse y a decir todo lo contrario de lo que admitió el 15 de julio. Y lo hace por una sencilla razón: Ni el Tribunal de Cuentas, ni el Síndico de Cuentas de Castilla-La Mancha, ambos organismos encargados de fiscalizar los gastos electorales de los partidos, tienen constancia de los 200.000 euros, ni tampoco se reflejan en la contabilidad de Génova ni en la de Ronda de Buenavista, sede del PP en Toledo. Aún es más, en ningún asiento contable queda recogida la transferencia de ese dinero ni en su totalidad ni en entregas fraccionadas. Nada de nada. Solo existe un envío bancario desde la sede nacional a la regional por un montante de 34.619 euros. No solo eso, los tres miembros del departamento de auditoría interna que Génova tiene en nómina, Carlos Luca Bignami, Benito Javier Torre de la Fuente y Antonio López de Pablo, y declararon ante el juez Pablo Ruz, que: “Bajo ningún concepto podía entregarse dinero del partido a ninguna región si no era por transferencia bancaria desde una cuenta de gastos de campaña, nunca en metálico”.

El recibí de Bárcenas no engaña
Y como Cospedal no puede justificar el destino de esos 200.000 euros, procedentes supuestamente de una mordida pagada por la empresa Sacyr al PP de Castilla-La Mancha para costear la campaña electoral de 2007 de la hoy secretaria general de la formación, según declaraciones de Bárcenas ante el titular del Juzgado número 5 de Audiencia Nacional, viene ahora el tesorero nombrado por Cospedal y niega también la mayor. José Ángel Cañas, imputado por el juez Ruz, dice que “en ningún caso recibió cantidad alguna en metálico”. Sin embargo, el recibí autentificado por los peritos y pendiente de nuevas pruebas caligráficas, recoge con claridad la entrega de esa cantidad ), que en ningún momento se realizaron por transferencia bancaria, luego, entonces, si no fue Cañas el recibidor, alguien tuvo que coger el dinero.

García-Page ya lo adelantó
En este sentido, cabe destacar las declaraciones del secretario general del PSOE castellano-manchego, Emiliano García-Page, realizadas hace unos días al programa “Al rojo vivo” de la Sexta, en las que el líder socialista, además de exigir a Cospedal que explicara qué documentación había enviado al juez justificando la presunta comisión de 200.000 euros, se adelantaba a los acontecimientos señalando, que: “El problema es que no están en ninguna de las contabilidades del PP en ese año 2007, y el juez Ruz, además, ha citado a declarar como imputado al actual gerente del PP regional”. De ahí que los socialistas hayan vuelto a pedir la dimisión de Cospedal y el adelanto de las elecciones, ya que, “está mucho más preocupada del problema de Bárcenas que de gobernar Castilla-La Mancha”.