Lunes 16 de octubre. El primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, critica la decisión de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela  de enviar a prisión a los líderes de la ANC y de Òmnium. Así lo expresa en su cuenta oficial de Twitter, donde el líder del PSC escribe: “La decisión de la juez nos parece desproporcionada. El 23.09 ya criticamos que se acusara de ‘sedición’ a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart”.

Un mensaje que pese a estar en consonancia con lo defendido por los partidos políticos y colectivos independentistas, provocará que Iceta sea objeto de burla y mofa por miles de activistas que defienden la independencia de Cataluña de España. “Fascista”, “sin vergüenza”, “traidor”, “irrelevante”, “patético”, “miserable”, “desproporcionado”, “hijo de puta”, “botifler”, o “bastardo”, son algunos de los mensajes que recibe por parte de los partidarios del ‘procés’.

Reincidentes en el insulto y la amenaza
Lamentablemente, el pasado lunes no fue el único día que los activistas de la independencia mandaron al líder de los socialistas "a la mierda" o desearon su marcha de Cataluña. Tampoco es el único dirigente del PSC que ha sufrido el acoso y la ira de sectores independentistas. De hecho, hace ya más de un mes los alcaldes del PSC se vieron obligados a denunciar amenazas por parte del independentismo.

Un camino, el de la radicalización al que las fuerzas independentistas aparentemente pretenden arrastrar a toda Cataluña y que ha llenado las redes sociales de repugnantes celebraciones por la muerte del piloto fallecido el pasado 12 de octubre o cercenado la libertad de expresión de representantes de la sociedad catalana tan ilustres como el cantante Joan Manuel Serrat o el periodista Jordi Évole.

Un ‘matonismo’ del que tampoco se ha librado ‘El Periódico’ y su director, Enric Hernández.  Desde tuits pidiendo la pena de muerte para el periodista o que se cierre el diario, a insultos como “basura unionista” que le acusan de querer perjudicar a Cataluña pese a llevar el nombre de la comunidad en su cabecera.

Algo impensable en la Cataluña de antes del ‘procés’. Años en los que lejos de insultarles, se elogiaba a personalidades como Iniesta, Julia Otero o Joaquen Sabina.

[[{"fid":"68057","view_mode":"default","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"Captura del tuit donde 'Súmate' ataca a Jordi Évole.","title":"Captura del tuit donde 'Súmate' ataca a Jordi Évole.","class":"img-responsive media-element file-default"}}]]