El alcalde de Torrelaguna, Óscar Jiménez Bajo, está aún conmocionado por lo sucedido. Le atacaron la noche del viernes cuando se disponía a entrar en su casa, dos individuos, a los “que había visto al final de la calle”. Sin que se diera cuenta, “les tenía encima, me golpearon por atrás, y de pronto me vi en el suelo”. Ambos hombres salieron corriendo después, así que no pudo identificarlos.

"No me han robado nada"
“No me han robado, ni el móvil, ni la cartera… Ha sido un ataque por ser el alcalde de Torrelaguna, no hay dudas”, afirma Jiménez Bajo a las preguntas de ELPLURAL.COM. El dirigente socialista expresa su malestar por este gesto de violencia. “Nos estamos pasando de la rosca, la gente está muy enfadada por la crisis y la situación económica, que es un caldo de cultivo para el rechazo a los políticos”. Preguntado sobre si cree que la agresión puede venir de algún grupo político en concreto o de un sector de la ultraderecha, responde que no puede “criminalizar a ningún grupo” porque no vio a los agresores.

Jiménez gobierna con el apoyo de dos independientes
El socialista Óscar Jiménez gobierna en Torrelaguna en minoría con el apoyo de dos partidos independientes. Actualmente, el Ayuntamiento lo conforman tres concejales socialistas, uno de Izquierda Unida, cinco del PP y dos partidos independientes.

Comunicado del Ayuntamiento
El Ayuntamiento de Torrelaguna ha hecho pública una nota de condena de este “acto de violencia nunca justificado” y expresa “su incondicional apoyo y solidaridad hacia el alcalde y su familia”. Asimismo, hace “un llamamiento a la ciudadanía para que se comprometa de un modo fehaciente a mostrar su frontal oposición a cualquier manifestación violenta, impropia de una democracia como la española”.

“Nuestro respalado más absoluto a nuestro alcalde, allegados y a todas aquellas personas que tratan de ser coaccionadas por la dictadura de la violencia”, concluye la nota.