Atrás quedó, aquel “presidente por accidente” que llegó al poder en connivencia con ETA para desalojar al PP del poder; aquel gobierno que negociaba con ETA para cederles la soberanía de Navarra; aquel presidente que traicionaba a los muertos. Atrás quedó aquel gobierno socialista empecinado en no averiguar la verdad.

O más reciente: un gobierno que ha dejado España en la más profunda ruina. Un gobierno culpable de la crisis y del paro. Zapatero había puesto en marcha el mayor recorte y ataque a pensionistas y funcionarios. Nunca un presidente había destruido más el estado del bienestar.

Ahora todo ha cambiado. Ahora vamos a tener un gobierno que solo no va a poder solucionar la gravísima situación. Vamos a tener un gobierno de la derecha que necesita el apoyo de todos.

Todo esto me ha traído a la memoria aquella novela de José María Gironella: “Ha estallado la paz”, de la trilogía sobre la postguerra. Parece como si España tuviera encima la espada de Damocles, como si tuviera la condena de ser gobernada en paz, sin crispación, solamente cuando gobierna la derecha. Cuando gobierna la izquierda, la oposición tiene carta libre para utilizar el todo vale. Pero cuando gobierna la derecha, la izquierda debe tener la altura de miras de anteponer los intereses de la nación; tiene que tener sentido de Estado.

Julio García-Casarrubios Sainz
http://juliocasarrubios.blogspot.com