El extesorero del PP Álvaro Lapuerta (d), acompañado de un asistente, a su salida hoy de la Audiencia Nacional tras negarse a declarar ante el juez Pablo Ruz por la contabilidad B. EFE El extesorero del PP Álvaro Lapuerta (d), acompañado de un asistente, a su salida hoy de la Audiencia Nacional tras negarse a declarar ante el juez Pablo Ruz por la contabilidad B. EFE



En Génova 13 respiran aliviados, el anciano extesorero Álvaro Lapuerta se ha negado a declarar sobre la presunta contabilidad B ante el juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional, a donde ha acudido esta mañana apoyándose en un bastón y con la ayuda de un asistente que le acompañaba del brazo. Lapuerta ha alegado su estado de salud y ha prometido que cuando mejore dará “los datos” que puede aportar a esta causa.

Nerviosismo en el PP
En el Partido Popular hay nerviosismo, algo que alguno de los barones ha reconocido. En septiembre pasado, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo admitió que en su partido con una “causa abierta” hay “en consecuencia lógicamente nerviosismo”, y que esto es normal “en una familia, en una empresa o una persona cuando tiene un asunto abierto”. No es para menos. Lapuerta puede convertirse a sus 86 años en el garganta profunda que quite el sueño al PP. Fuentes consultadas por ELPLURAL.COM aseguraron que goza de “una salud mental” extraordinaria, a pesar de dos "extrañas caídas" sufridas por el extesorero, según la propia descripción de la familia.

El consejo de su familia
Bárcenas ha dicho hoy al juez que no iba a declarar siguiendo el consejo de su mujer, sus hijos y su médico, y después de que le diagnostiacaran que sufre "secuelas vasculares" que se pueden agravar en situaciones de "tensión y fatiga" y cuando se ve obligado a "forzar la memoria".

Lo que dijo Lapuerta ante el fiscal, en febrero
Lapuerta, que apenas ha estado 15 minutos ante el juez Ruz esta mañana, ha añadido que dijo la verdad cuando el 7 de febrero aseguró en la Fiscalía Anticorrupción que la contabilidad del PP era completamente legal y no existía dinero negro, y que su enriquecimiento nunca ha sido "ilícito" y que el origen de su patrimonio es "visible y bien conocido".

El extesorero aseguró al fiscal que cuando fue tesorero del PP, entre 1993 y 2008, el entonces gerente Bárcenas era quien "administraba la casa y los gastos" en el Partido Popular. Álvaro Lapuerta aseguró que prácticamente se limitaba a firmar lo que le llevaba Bárcenas, además de a buscar fuentes de ingresos.

Lo confirmó cuando compareció en marzo ante Ruz
Además de su comparecencia ante la Fiscalía el 7 de febrero, Lapuerta, compareció el 22 de marzo pasado ante el juez Ruz, donde ratificó lo declarado ante el fiscal Antonio Romeral. En ambas ocasiones afirmó que nunca había visto los papeles manuscritos atribuidos a Bárcenas, en los que se reflejaría la caja B del partido.

Los visés de Lapuerta en los papeles de Bárcenas
Durante su segunda comparecencia, miembros de la Policía Científica practicaron una nueva prueba de escritura al extesorero y luego el juez requirió documentos oficiales con su firma para contrastar la rúbrica con la que aparece a modo de visto bueno en los márgenes de los papeles de Bárcenas. Ese informe de la Policía Científica no ha podido acreditar que esos visés sean realmente de Álvaro Lapuerta.

A pesar de que un informe forense determinó en septiembre pasado que Lapuerta no reunía las "condiciones neuropsíquicas" necesarias para declarar, el juez Ruz argumentó en el auto de citación que Lapuerta, de 86 años, ha experimentado "una mejoría evidente en el aspecto motor, en el área del lenguaje, pensamiento, concentración y cálculo" que permite su declaración, como mostraban los últimos informes médicos a los que se había sometido.