El Rey Felipe VI ha ratificado hoy su compromiso de servicio con las Fuerzas Armadas en su estreno en la Pascua Militar, donde ha dirigido un claro mensaje a los miembros de los Ejércitos: "Mandar es servir, y no habrá día en el que deje de recordar este principio", les ha dicho en el Palacio Real.

Acompañado de Letizia
Acompañado de la Reina Letizia, don Felipe ha presidido por vez primera la conmemoración de la Pascua Militar, cuyo formato tradicional -con revista a la Guardia Real en el Patio de la Armería, al que se ha permitido acceder al público- ha recuperado después de que los problemas de movilidad del Rey Juan Carlos lo hubieran limitado en los dos últimos años a un saludo a las puertas del palacio.

Autoridades
Cumplido el vistoso protocolo castrense, con la interpretación del himno nacional y los 21 cañonazos reservados al jefe del Estado, los Reyes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, los ministros de Defensa, Pedro Morenés, e Interior, Jorge Fernández Díaz y los altos mandos militares se han dirigido al palacio para celebrar una fiesta instaurada en 1782 por Carlos III para cada 6 de enero.

Saludos 
Vestido con uniforme de gala de la Armada, el capitán general de los Ejércitos ha recuperado también la costumbre de saludar a todos y cada uno de los casi 150 invitados, en su mayoría mandos militares y de la Guardia Civil, así como, por vez primera, un grupo de reservistas, antes de imponer 19 condecoraciones en el Salón del Trono.

Alocución del Rey 
Allí, mientras la Reina le escuchaba de pie, don Felipe ha pronunciado una alocución en la que se ha dirigido a los presentes como sus "compañeros" y ha rendido homenaje de gratitud a su padre, que hace un año vivió la Pascua Militar como un momento delicado, por los evidentes problemas que tuvo para pronunciar su discurso.

Mandar es servir
"Como muchos bien me enseñaron -algunos aquí presentes- mandar es servir, y no habrá día en el que deje de recordar este principio, ni deje de sentir una inmensa gratitud hacia los hombres y mujeres que eligen -o eligieron- servir a su patria, a sus conciudadanos", ha subrayado el Rey en los primeros pasajes del discurso. Ha tenido recuerdos para su etapa de formación como militar, o la evolución de las Fuerzas Armadas que ha asegurado haber seguido "muy de cerca" y también para los "momentos muy emotivos y entrañables" vividos, tanto en España como el exterior, junto a los militares.

Preparación del Ejército 
De todos ellos ha destacado su preparación, el reconocimiento que reciben de los españoles y allí donde viajan para cumplir misiones internacionales, pero de manera especial les ha agradecido su "compromiso de lealtad y servicio a España y a la Corona".
"La preparación y la disponibilidad permanentes que habéis demostrado a lo largo de los años en vuestra actuación y como instrumento de la política exterior de España, os han hecho acreedores del respeto y reconocimiento, no sólo de los españoles, sino también de nuestros socio y aliados", ha aseverado.

Orgulloso 
En suma, el jefe supremo de los Ejércitos ha resumido: "Podemos sentirnos orgullosos de disponer de unas Fuerzas Armadas modernas y equilibrada, adecuadas a la importancia de nuestro país en el ámbito internacional".