El expresidente Felipe González ha encontrado "consecuencia lógica de todo lo que está pasando" la decisión de Alfredo Pérez Rubalcaba de pedir la dimisión de Mariano Rajoy. Eso sí, ha ironizado, y recordando la política de acoso y derribo a la que le sometieron a él José María Aznar, el PP y sus medios afines entre los años 1993 y 1996, ha deseado que no se repita el "váyase Sr. González".

La petición de dimisión del jefe del Ejecutivo por parte del PSOE es 'lógica, aunque ha confiado en que no traten a Rajoy con el diario 'váyase señor González' al que le sometieron a él. Foto EFE



"Todos los días se encuentran razones para pedir dimisiones"
González, que acudía al Instituto Francés de Madrid para dar una conferencia, ha dicho que "todos los días" pueden encontrarse motivos para pedir dimisiones, que todos los días va a haber noticias para pedir responsabilidades, y que lo que espera de Rajoy es que tome "las decisiones que tiene que tomar para cortar esta situación" de crisis política por la corrupción.

En este sentido, ha emplazado a Rajoy a que tome "decisiones radicales", no tanto "para buscar al culpable, ni por teorías conspirativas", sino para que genere acuerdos  acuerdos y consensos para sanear la vida política, reformar la vida institucional y de los partidos y para enfrentar la crisis económica con más sentido de lo que se ha hecho hasta ahora".

"Sistemas de control más severos sobre la corrupción"
También ha hablado González sobre el tema de moda: la publicación de las rentas de los políticos. El expresidente ha comentado que esto le parece un "juego de sombras" ya que desde 1985 los diputados tienen que hacer pública su renta y su patrimonio. Y en este sentido, aunque ha aceptado que "todo el mundo tiene que hacer un esfuerzo de transparencia", lo que ha considerado prioritario es que se establezcan "sistemas de control más severos".

Igualmente, el veterano líder socialista se ha mostrado favorable a que se reforme la ley Electoral, e incluso, aunque ha advertido que "debe tratarse de una reforma pausada y seria", se ha declarado favorable a acometer una reforma de la Constitución.