En junio de 2010, Eduardo García Serrano, tertuliano de Intereconomía y exdirector de La Gaceta, tildó a la diputada y entonces titular de Salud de Cataluña Marina Geli de “zorra repugnante” “guarra”, “puerca”, entre otros insultos. Todo porque su Departamento había organizado unos talleres de orientación sexual. Este martes, el periodista ha declarado en el juicio por injurias contra Geli, donde ha justificado que sus insultos iban dirigidos hacia la “gestión” de la consejera.

García Serrano insiste en desacreditar el trabajo de Geli
A pesar de su matización, García Serrano ha insistido en que desde la consejería de Salud que dirigía Marina Geli se patrocinaba una página web en la que se animaba a los adolescentes a mantener relaciones homosexuales y de sodomía, informa Europa Press.

El hijo de Geli vio los insultos contra su madre
La exconsejera y diputada ha recordado que fue su hijo el que la llamó para avisarle de que en un canal de televisión le estaban profiriendo insultos y que ella misma pudo comprobar cómo el tertuliano la injuriaba con frases como "esa tipa, esa zorra, y esa guarra".

El atentado contra su imagen continúa hoy
La socialista ha subrayado que la repercusión de esos insultos se mantiene aún hoy, después de tres años, porque todo aquel que ponga en Internet su nombre puede ver las imágenes de la intervención de García Serrano en el programa El gato al agua, de Intereconomía, cuando pronunció aquellos insultos, y eso agrava el "atentado" contra su imagen.



El perdón no redime
Ante las disculpas de García Serrano reiteradas durante el juicio, Geli ha dicho que las acepta, pero que "el perdón no redime el atentado contra honor y difamación". El abogado de la acusación solicita una multa de 30.000 euros, lo que para el letrado de la defensa supone "algo temerario", porque, según afirma, no se han justificado los motivos por los que se solicitan estas indemnizaciones.

Los insultos a Marina Geli no son los únicos proferidos por García Serrano. El periodista de Intereconomía es conocido por sus excesos verbales reiterados, que han alcanzado al escritor Antonio Gala, de quien dijo que es una “maricona vieja, escritor como se diga, en los años 20 escritor de modistillas, pues esta maricona vieja, escritor de modestillas, se permitió el lujo de insultar, no sé si estaba acariciando efebos en Chueca, que es lo que le gusta verdaderamente”.

Un especialista en insultar
García Serrano también lanzó su homofobia contra el socialista Pedro Zerolo. “Toda esta tropa a la que llamamos la bien pagá encabezada por ese maricón que se llama Pedro Zerolo. Pues al maricón de Pedro Zerolo y toda su tropa de titiriteros les digo: un maricón como tú en Teheran estarías colgado de las grúas… con ese cuerpecito tuyo que no sabemos si es de hombre, mujero o hermafrodita, vaya usted a saber. ¡Hala! Ponte el tutú, enarbola la bandera del arcoiris y vete a manifestarte a Damasco y a Teherán”, afirmó en otra ocasión el tertuliano de Intereconomía.

Además, manifestó su deseo de que peguen dos tiros “a ser posible de manera injusta” al etarra Txapote y de que un juez le envíe junto a la “puta de su novia” y a su “puta madre” a Guantánamo.