El Rey Juan Carlos a su llegada al Hospital Quirón Madrid, ubicado en la localidad de Pozuelo de Alarcón. EFE



El Rey tendrá que ser sometido a una nueva intervención quirúrgica en un tiempo mínimo de ocho semanas y deberá limitar su agenda de actos oficiales para evitar largos periodos de pie o viajes, según ha explicado el médico Miguel Cabanela, jefe de la operación en la cadera izquierda a la que se ha sometido el monarca. Según ha dicho el especialista, el Rey no podrá estar presente en la Fiesta Nacional, el próximo 12 de octubre.

En el último parte médico, este mediodía, el Hospital Universitario Quirón ha dicho que el Rey ha abandonado la UCI y ha pasado a planta tras ser operado la víspera por una infección de la cadera izquierda. La gerente del centro privado, Lucía Alonso, ha explicado que la evolución del monarca es “altamente satisfactoria” y que se encuentra “estable, cómodo y con buen estado de ánimo”.

El Rey tomará antibióticos para parar la infección
En la rueda de prensa anterior, pasadas las doche y media de la noche, tras la intervención quirúrgica para sustituir la prótesis de cadera izquierda del Rey, el doctor Cabanela ha explicado que han implantado con éxito una prótesis provisional o temporal al monarca ya que la presencia de gérmenes aconsejaba una intervención en dos tiempos debido a la infección, y que ésta es la causante de que el monarca deba estar seis semanas tomando antibióticos y otras dos semanas de vacaciones de antibióticos, informa Europa Press.

Una nueva operación
Transcurrido ese tiempo, se someterá a una nueva operación para fijar la prótesis definitiva, con un "riesgo menor". En este sentido, el médico ha subrayado que será decisión del monarca si el mismo equipo médico que él ha dirigido en esta primera intervención repite para fijar la prótesis definitiva.

El doctor ha precisado que el hecho de que haya sido posible extraer la prótesis sin abrir el fémur "hace que su potencialidad para tener una vida más activa sea mayor" y podrá retomar su agenda que, en cualquier caso, "será un poco limitada". "La prótesis estará muy estable, en movilidad y en la fijación al hueso, esperamos que repercuta en un mayor confort. Le permitirá tener un cierto grado de actividad", ha señalado el doctor, que ha indicado, no obstante, que esperan que "se tome las cosas con calma".

Una vida en Palacio con audiencias
El Rey, según ha indicado el doctor Cabanela, podrá caminar "normalmente" seis semanas después de esta segunda intervención. No obstante, en este sentido, ha subrayado que él personalmente no le recomienda por ejemplo acudir a un acto que requiera "tres horas de coche" pero sí podrá llevar "una vida en Palacio con audiencias".

Sobre este punto, y tras bromear con su desconocimiento sobre la actividad de los monarcas, el doctor ha descartado de manera rotunda que el Rey pueda presidir los actos del Día de la Fiesta Nacional el próximo 12 de octubre porque le implicaría estar un largo periodo de tiempo de pie. "No es admisible", ha recalcado.

El Gobierno descarta regular el papel del Príncipe
El Gobierno, sin embargo, no se plantea “en absoluto” abordar una regulación del papel del Príncipe, según ha confirmado el propio Mariano Rajoy, ayer, al ser preguntado sobre este asunto. “No hay ninguna razón”, afirmó el presidente del Gobierno a su llegada a la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

Rehabilitación
El doctor Cabanela añadió, en cuanto al tiempo que deberá pasar en el hospital, que “si el Rey se siente con humor, se puede levantar mañana y caminar con andador o muletas". "Es razonable", ha dicho, un periodo de entre cuatro y siete días de permanencia en el hospital pero "realmente no tiene demasiada importancia". "Cuando se sienta confortable se irá a casa", ha apostillado. No obstante, el Rey tendrá que realizar rehabilitación en brazos y extremidades inferiores "pero no agresiva" y, en este sentido, ha ejemplificado, "caminar en la piscina una vez que la herida esté curada".

En cuanto a la infección que presentaba el monarca en la cadera izquierda, el doctor ha precisado que las tres biopsias que se le han realizado han determinado que el origen de la misma eran dos tipos de gérmenes "no normalmente virulentos" -Saphylococcus homínis y Propionibacterium- que hacen necesario el tratamiento con antibióticos intravenosos pero no complejos.