El torero José Ortega Cano, que cumple condena en el centro penitenciario de Zuera (Zaragoza), ha salido hoy de prisión con un permiso de seis días, el primero que recibe en los ocho meses que ha estado en la cárcel. Lo ha hecho luciendo un aspecto rejuvenecido que contrasta con lo que esperaríamos de alguien que sale de la cárcel.

Sin afeitar y con camisa de cuadros
El torero salió de la prisión de Zuera pasadas las 11:00 horas de este lunes. Fuera le esperaba su pareja, Ana María Aldón, con su hijo. Ortega iba sin afeitar, vestía una camisa de cuadros y se mostró emocionado ante la presencia de su familia, informa Chic.

Trágico accidente de cárcel
Ortega Cano ingresó el pasado 23 de abril en el centro penitenciario de Zuera para cumplir condena de dos años y medio de cárcel por el accidente de tráfico ocurrido en mayo de 2011, en el que murió Carlos Parra, de 48 años, cuando el diestro conducía su vehículo todoterreno con una tasa de alcoholemia que triplicaba la permitida.

En casa para Reyes
El torero, que ha sido recibido hoy a la salida de la cárcel por su pareja, Ana María Aldón, pasará el día de Reyes con su familia y tiene fijado como día de regreso al centro de Zuera el próximo domingo, según dichas fuentes. Su abogado, Enrique Trebolle, ha explicado a Efe que el diestro deberá regresar a la cárcel el próximo domingo antes de las 11.00 horas de la mañana, cuando se cumplen exactamente los seis días desde que saliera.

¿Trato de favor?
Ortega Cano ha solicitado el permiso penitenciario cuando correspondía, es decir, una vez cumplida una cuarta parte de la condena. La Junta de Tratamiento de la cárcel informó desde un principio favorablemente sobre el permiso de Ortega Cano, ha explicado su abogado, que ha negado que le fuera rechazado este permiso para salir en Nochebuena, si bien ha apuntado que son necesarios unos trámites,  que se han ido cumpliendo hasta llegar a hoy, cuando ha podido salir de prisión.

Disfrutar de permisos
El permiso concedido por el juez de vigilancia penitenciaria de Zaragoza ha sido ordinario, según han confirmado a Efe fuentes jurídicas, que han precisado que el torero, que está en segundo grado, tiene derecho a disfrutar de permisos al haber cumplido un cuarto de la condena.

En un módulo de respeto
En cuanto al tercer grado, el abogado desconoce cuando se le concederá al torero, ya que depende de una cuestión "interna". El diestro, que comparte celda con otro preso, está ingresado en un módulo de respeto, donde hay algo más de un centenar de internos, todos ellos con un perfil muy socializado.