El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, es de los ministros más impopulares entre los ciudadanos según las encuestas del CIS, de los más criticados en el Parlamento y el que con sus recortes y reformas más oposición está encontrando en la calle. Pero sigue mostrándose altivo cuando responde a la oposición y no digamos ya a los estudiantes, de los que se burló abiertamente diciendo que sus protestas eran "una fiesta de cumpleaños" comparadas con las que se producen en México o Chile.

Un ministro desafiante...
Pero tanto quienes conocen bien al ministro como quienes le critican apuntan que uno de sus puntos débiles es el ego y que se tiene a sí mismo en un alto concepto intelectual y cultural. Pero incluso más allá de las fronteras españolas está proyectando una imagen muy distinta, al menos al otro lado de los Pirineos, donde a los políticos se les exige que respalden su propia cultura. El martes llegó al Festival de Cine de San Sebastián la propuesta del prestigioso y premiado director francés Bertrand Tavernier, Quai d'Orsay", que fue bien recibida por el público y la crítica.

... que los profesionales ven como poco preparado
La película es una sátira política centrada en el conservador Villepin -destrozado en su día por Sarkozy en la pelea por liderar la derecha francesa- y Tavernier, en una entrevista a EFE, no ha querido extrapolar lo que pasa en su país a otros país. Además cree que "no se puede comparar un ministro de finanzas con uno de cultura o con el que se ocupa de la policía" y advierte de que "la ignorancia representa una enorme dictadura que tiene muchos adeptos".

Tavernier ha aclardo que de los políticos españoles "solo conozco a los que salen en la prensa" y ha apuntado al presidente y al ministro de Cultura. Y se ha despachado con Wert: "Hace declaraciones que suelen ser aberrantes, bastante mediocres y que evidencian que no conoce bien la cultura, aunque eso les pasa también a los de la Comisión Europea".

El precedente del 'Wall Street Journal'
No es la primera vez que el ministro de Cultura español se gana este tipo de críticas de alguien ajeno a España. El año pasado The Wall Street Journal citaba a Wert como un ejemplo de la "mediocridad" y el "enchufismo" que en la política española lleva a promocionar a quien no lo merece, en un duro artículo que dejaba caer otros nombres achacándoles los mismos deméritos como los de José Bono o José Blanco.