El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha presentado como "una garantía" que las menores estén obligadas a pedir permiso paterno para interrumpir voluntariamente su embarazo. El grupo parlamentario popular ha iniciado el trámite para impedir que las menores puedan abortan sin permiso paterno a través de una proposición de ley que ha registrado hoy en el Congreso de los Diputados y en declaraciones a los periodistas Alonso ha argumentado que en caso de que haya un conflicto con los padres o tutores legales la menor que quiera abortar dispone del "amparo judicial" y de "la tutela de los jueces y de los fiscales".

"Las más jóvenes abocadas al aborto clandestino e inseguro"
Sin embargo, la portavoz socialista de Igualdad, Carmen Montón, ha denunciado que esta proposición de ley "deja en la indefensión a las mujeres más vulnerables, a las más jóvenes que se verán abocadas al aborto clandestino e inseguro". "Tan vergonzosa es la reforma que ningún ministro se ha querido hacer cargo de ella, y ha tenido que ser el grupo parlamentario popular quien la traiga al Congreso", explicó Montón aludiendo a la fórmula elegida para tramitar la reforma. "Es una reforma cobarde. El Partido Popular la presenta por la puerta de atrás para eludir los informes preceptivos del Consejo de Estado y del CGPJ", insistió.

Rajoy gobierna contra las mujeres
Montón alerta de que no se trata de algo puntual: "El Gobierno de Rajoy lleva toda la legislatura gobernando en contra de las mujeres, y hoy lo ha vuelto a hacer, presentando una ley que va a dejar en la absoluta indefensión a las mujeres más jóvenes, a las mujeres más vulnerables". Y cree que la razón de fondo es que "nuevamente ante una cita electoral el PP vuelve a utilizar a las mujeres, la libertad de las mujeres, como moneda de cambio con los sectores más conservadores".

Se trata de menores maltratadas o desamparadas
La reforma del PP propone la derogación del artículo 13 apartado 4, un artículo que Montón ha recordado que contempla que las mujeres de 16 y 17 pueden acudir a interrumpir el embarazo sin sus padres cuando se encuentren en una situación de violencia intrafamiliar, de malos tratos, de coacciones, de desamparo o de desarraigo. "Por tanto, lo que hoy está haciendo el PP es que una mujer de 16 años con un padre maltratador que quiera abortar, tenga que pedirle permiso a ese padre maltratador".

Las tasas de aborto han bajado
Montón defendió que "la ley actual es una buena ley" que, con los últimos datos de 2013 oficiales, ha demostrado en todos estos años en vigor que hemos alcanzado en España las tasas de aborto más bajas en los últimos siete años, y que especialmente se están reduciendo el número de abortos en las mujeres menores de 30 años. "Por tanto, la ley de 2010 cumple el objetivo de reducir el número de embarazos no deseados y de abortos" y "es una buena ley que tuvo mucho consenso, y que no merece ser cambiada especialmente para perjudicar a las más jóvenes", defendió. "Lo que tiene que hacer el PP es invertir en educación sexual, en prevención de embarazos no deseados y no perseguir ni criminalizar a las mujeres", reclamó.