Al final la Asamblea de Extremadura ha aprobado no una, sino dos propuestas para que el Gobierno de Madrid retire la ley del aborto de Gallardón. Una de esas propuestas, presentada por el propio Partido Popular extremeño, que con su presidente a la cabeza, José Antonio Monago, ha venido significándose contra la reforma, patrocinada por la Iglesia y los autollamados grupos pro-vida, que impulsa el ministro de Justicia.

Izquierda Unida ha votado a todo que sí
La primera petición, la presentada por el PSOE, ha sido aprobada con 32 votos a favor, los de los propios socialistas, más la de los tres diputados de Izquierda Unida y los dos regionalistas. En ella lo que se pedía era que se mantuviera la ley actual de plazos de interrupción del embarazo.

La segunda propuesta, la del PP, lo que pedía era que se retirara el actual proyecto para ser estudiada una alternativa menos retrógrada, en la que se incluyeran los plazos y algunos supuestos. Esta propuesta ha sido aprobada con 35 votos a favor, 28 en contra, los votos de los socialistas, y dos abstenciones, las de los regionalistas, ya que Izquierda Unida ha votado, como viene haciendo habitualmente, con el Partido Popular.

Monago se evita la foto incómoda
Las votaciones se han realizado desde los bancos, y no, como había pedido el PSOE, en votación secreta en urna. Esto ha permitido, paradójicamente, que no exista ‘la foto’ de Monago ante una urna, votando contra una ley que propone el gobierno en Madrid de su propio partido.