El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, sigue empeñado en que sintamos por la inmigración la misma aversión que parece sentir él. Hoy ha afirmado que la situación es "de emergencia delicada" porque al otro lado de la frontera aguardan 80.000 inmigrantes esperando dar el salto. Una cifra que casi triplica la que publicó El País por indicación de Interior poco después de la tragedia que costó la vida a 15 inmigrantes, que murieron ahogados entre los disparos de pelotas de goma de la Guardia Civil.

La información publicada por El País causó polémica por varias razones. Primero, porque confirma el coqueteo del diario de Prisa con el Gobierno, hasta el punto de publicar como dogma una cifra proveniente de Interior. Segundo, porque en la versión de papel del periódico se afirmaba que el dato venía de la "inteligencia" española, pero después, en el formato digital, se reconocía que venía de Interior. Y tercero, porque la cifra parece a todas luces una exageración.

Una oleada de 80.000 inmigrantes
Pero hoy Fernández Díaz ha subido la apuesta, después de que 1.500 inmigrantes subsaharianos intentaran sin éxito cruzar la valla. Según el ministro, que ha acudido a la presentación de los 127 nuevos oficiales del Cuerpo Nacional de Policía que han sido destinados a Cataluña, la situación es de "emergencia delicada" y ha dicho que actualmente hay 40.000 inmigrantes, subsaharianos en su mayoría, esperando en Marruecos para colarse en España, más otros 40.000 en Mauritana con idéntico objetivo. Fernández Díaz ha explicado que las cifras de esta "oleada" se las ha facilitado el ministro del Interior de Marruecos, con quien se reunió recientemente en París, y que también han sido corroboradas por los servicios de inteligencia españoles.

40.000 viviendo en todo Marruecos
¿Pero cuál es la realidad? Pues es muy difícil conseguir una cifra exacta, pero desde luego todo indica que 40.000 es una exageración. Según Marruecos, en todo el país viven entre 25.000 y 40.000 extranjeros en situación irregular. Esa es la cifra que manejan ahora, y eso que en 2012 aseguraban que eran sólo entre 10.000 y 15.000 personas. A esto hay que sumar que la situación en el África Subsahariana es bastante peor que en Marruecos y muchos de los inmigrantes deciden quedarse en el país.

Las cifras de las ONG
La situación es diferente si se atiende a las cifras propias de las ONG. Según Human Right Watch, la horquilla va de 4.500 a 40.000 inmigrantes. Médicos sin Fronteras ponía los límites entre 6.000 y 15.000, de los que unos 600 vivían en Oujda y otros 600 en Nador, lugares en los que según esta organización se agrupan los que de verdad quieren pasar a Europa. Y si atendemos a los datos de las delegaciones de Gobierno en Ceuta y Melilla, los asentados a las puertas de las ciudades autónomas está entre 1.500 y 1.000 respectivamente.

Cifra "insignificante"
Además, los expertos alertan de que ya sean 4.500 o 40.000 las personas que aspiran en algún momento a cruzar la frontera, la cifra es "insignificante". Según Dolores López Hernández, profesora de Geografía Humana de la Universidad de Navarra, eso no es nada comparado, por una parte, con las millones de migraciones internas que hay en África cada año y, por otro, con que España ha recibido desde 1998 "a millones de personas sin que eso haya supuesto un colapso del Estado del Bienestar ni del Estado". Actualmente, cinco millones de extranjeros viven en España, lo que supone el 11% total de habitantes.