La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha dado pistas de por dónde irán los tiros del Gobierno sobre el proyecto Eurovegas, aunque no ha respondido con claridad a la pregunta que le ha hecho el PSOE sobre este tema durante la Sesión de Control al Gobierno en el Congreso, este miércoles. La ministra ha dicho que sería “una perfecta insensatez e irresponsabilidad” rechazar proyectos que generan riqueza. Hoy, se ha hecho público un comunicado de Las Vegas Sands en el que la empresa de Sheldon Adelson pone al Ejecutivo de Rajoy contra las cuerdas: le exige el compromiso de que hará las reformas legislativas necesarias para posibilitarle un marco legal a medida, que se salte, entre otras cosas, la ley antitabaco.

Las Vegas Sands desmiente problemas de financiación
En su comunicado, al que ha tenido acceso El País, Las Vegas Sands desmiente rumores sobre su pérdida de interés en el proyecto y asegura que dispone del dinero necesario. "No existen barreras financieras para que la empresa pueda iniciar o completar el proyecto propuesto en Madrid. Nuestro balance financiero es sólido y la capacidad de la compañía para asegurar la financiación necesaria es excepcional en la industria", dice la nota.

Niega que tenga el ojo puesto en Japón
Sobre una información publicada recientemente, a partir de las declaraciones de un alto directivo de la compañía, Las Vegas Sands rechaza que Eurovegas haya perdido fuelle frente a la idea de llevar el proyecto a Japón. La empresa, dice el comunicado, tiene "la capacidad para financiar y desarrollar simultáneamente varias propiedades en diferentes partes del mundo" y "cualquier declaración que sugiera que el desarrollo de un gran complejo integrado en Japón o en otro país podría ser una carga para nuestra capacidad de desarrollar el proyecto en Madrid, está completamente fuera de lugar".

Adelson pone a Rajoy contra las cuerdas
Eso sí, la empresa del magnate Adelson exige al Gobierno de Rajoy que le asegure que acometerá las reformas legislativas que le permitan campear a sus anchas, para seguir adelante con el proyecto. "Este tipo de inversión requiere garantías de que habrá un marco legal adecuado para permitir el proyecto y para que las condiciones bajo las que la compañía ha aceptado desarrollar y operar dicho proyecto no cambien con el tiempo". Y añade: “Esperamos con interés la reacción del Gobierno a nuestro estudio de viabilidad".

El Gobierno está contra las cuerdas. Le presiona por un lado Adelson, por otro el Gobierno de Ignacio González en la Comunidad de Madrid, pero también los sectores de la sociedad que se oponen a este macroproyecto del juego, entre ellos una parte importante de la oposición.

Las exigencias del magnate
A cambio de los supuestos beneficios para Madrid del proyecto, en particular el tema del empleo, desmontado con datos por los que se oponen, el magnate estadounidense exige ignorar la ley antitabaco, que se establezcan particulares normativas laborales, y que se elimine o límite al máximo la competencia de los juegos en Internet. De acuerdo con las cifras que maneja la compañía, el negocio en la red le ha quitado un 20% de clientes. Además, que los ganadores de premios puedan tributar en sus países de origen, y que se faciliten los medios de transportes para que los visitantes al complejo puedan llegar y salir rápidamente del complejo Eurovegas. En este punto, el magnate exige una conexión directa con Barajas y un aeropuerto reservado a vuelos ejecutivos. No es todo, Las Vegas Sands pide también un crédito sindicado con varias entidades que apuesten por su proyecto y que asciende a unos 3.000 euros.

El argumento de la creación de empleo
La baza defendida por el Gobierno del PP en Madrid, la creación de puestos de trabajo, es polémico. Según explicó a ELPLURAL.COM la socióloga Sol Sánchez, miembro de la Plataforma Eurovegas no, el argumento del Gobierno madrileño de que se crearán 200.000 empleos directos y unos 300.000 entre directos e indirectos, dentro de diez años, que es cuando estará terminado el complejo, no se sustenta porque de acuerdo con “la memoria de Las Vegas Sands Corp, en la totalidad de la empresa, que cuenta con casinos en Las Vegas, Macao y Singapur, hay 36.000 empleados”.

La portavoz de la plataforma alegaba, además, que “en España existen unas 540.000 plazas hoteleras, que generan 390.000 empleos, por lo que es sumamente difícil que las 36.000 plazas que promete el proyecto de los casinos puedan crear 200.000 puestos”.

Ana Mato da pistas de por dónde irán los tiros
Aunque el Gobierno no se ha pronunciado claramente sobre el asunto, las palabras hoy de la ministra Mato apuntan a que se está buscando la forma de contentar a Adelson. La semana pasada la ministra afirmó que se estaban analizando las “fórmulas” que puedan hacer “compatible” la necesaria protección de la salud con la “imprescindible” creación de puestos trabajo, y hoy ha ido más allá al considerar que sería una insensatez y una irresponsabilidad dejar escapar este proyecto.