El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha subrayado, en declaraciones a Europa Press, que su relación con los letrados de las diversas causas que ha instruido "siempre ha sido de cordialidad, que no de amistad", pronunciándose de este modo para dar normalidad al encuentro que mantuvo este lunes en un bar de Palma con la letrada del sindicato Manos Limpias, acusación popular en esta causa, y cuyas fotografías han sido difundidas este martes por ABC.

A su  llegada a los Juzgados de Via Alemania de la capital balear, el magistrado ha quitado hierro a este tipo de encuentros, aseverando que, cuando se ha trasladado a Barcelona o Madrid para tomar declaraciones, ha coincidido con abogados como el de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, o el de su exsocio Diego Torres, Manuel González Peeters, entre otros numerosos letrados, con quienes ha tomado algo sin que de ellos se haya desatado ningún tipo de polémica.

Sin pérdida de imparcialidad
Así, ha incidido en que estos encuentros se enmarcan dentro de la normalidad dentro de la instrucción de una causa, sin que por ello haya perdido su imparcialidad y sin que estas conversaciones hayan influido en la instrucción.

Cerca de su casa
El juez ha recalcado así no tener nada que ocultar ya que, de lo contrario, el encuentro hubiera tenido lugar en otro sitio de Palma "y no en un bar donde todos me conocen", al recordar que el local está ubicado a pocos metros de su vivienda, en el barrio de Es Molinar.

Abogada de Matas
Precisamente, en ese instante ha aparecido en el Juzgado de Instrucción número 3, del que es titular, Rafael Perera, quien fuera abogado del expresidente del Govern Jaume Matas, para transmitirle "todo" su apoyo y recalcar que "si hay un juez que destaca por su imparcialidad y objetividad es José Castro". "Cuántas veces hemos tomado algo y no ha habido ningún tipo de problema", ha apostillado.