Jesús Sepúlveda, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional. EFE



Jesús Sepúlveda, ex marido de la ministra de Sanidad Ana Mato, ex alcalde de Pozuelo y desde el pasado lunes ex empleado del Partido Popular, estaba citado esta mañana a declarar en la Audiencia Nacional. El juez Ruz quería interrogarle a raíz  de unos informes encontrados por la UDEF (unidad que investiga los delitos económicos y financieros) en los que se detallaban regalos y viajes pagados por la trama Gürtel al matrimonio Sepúlveda-Mato durante varios años por un importe de más de 50.000 euros. Jesús Sepúlveda se acogió a su derecho a no declarar.

¡Chorizo! ¡Indecente!
Tanto a la entrada como a su salida de la Audiencia Nacional, un grupo de ciudadanos han recibido al ya exfuncionario del PP al grito de "chorizo", "ladrón", "indecente". También se han podido ver pancartas de protesta contra la corrupción.

Sí habló con la prensa: entiende el malestar de la ciudadanía
Aunque no quiso declarar ante el juez, a su salida de la Audiencia Nacional sí habló con los periodistas, a los que ratificó que no había declarado ante el juez y aprovechó para defender a su ex mujer, Ana Mato, de la que dijo que “yo creo que es inocente". Por supuesto defendió su propia inocencia y declaró que está "tranquilo" porque no “he cometido ningún delito”.

Preguntado si entendía el malestar de la ciudadanía ante los casos de corrupción, manifestó que “sí, claro”. Antológico.

Él no declara y su ex no dimite
Sepúlveda estaba citado en la Audiencia Nacional en la misma mañana en la que su ex mujer se sometía a una dura sesión de control en el Congreso de los Diputados en los que los portavoces de la oposición pidieron su dimisión. Ana Mato se escudó en que "vuelve la persecución política" y en supuestos machismos. Pero el diputado socialista Eduardo Madina, no solo pidió su dimisión por el caso de corrupción que le salpica, sino por los recortes brutales que ha aplicado en la sanidad pública y en los servicios sociales. Cabe recordar que Ana Mato ha instaurado el copago sanitario y farmacéutico y ha liquidado el sistema de Dependencia. Ana Mato se reafirmó: no dimitirá.

La intolerable excusa de Gallardón
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, salió en defensa de la ministra de Sanidad hace unos días y afirmó que en todo caso los supuestos delitos que se le imputan ya habían sido archivados y habían prescrito. Para Gallardón no existe la responsabilidad política, al menos en lo que al PP se refiere, y un delito desparece cuando prescribe. Llamativas también las declaraciones de Gallardón escaqueándose de los pagos de Madrid 2016 a Iñaki Urdangarín cuando él era alcalde de la capital de España. Era alcalde pero no responsable, según él, porque no se enteraba de los detalles. Como Ana Mato, que tampoco se enteraba de quien pagaba sus viajes ni los coches que había en el garaje de su casa.