La enfermera contagiada de ébola, Teresa Romero, declaró a El País, desde la habitación en la que se encuentra aislada, este miércoles: “creo que el fallo está en quitarse el traje. Lo veo como el momento más crítico, en el que pudo pasar, pero no lo sé seguro”. En unas declaraciones a El Mundo, publicadas con anterioridad, la enfermera había asegurado: “yo seguí el protocolo”, y cuando el entrevistador le pide precisar si ‘no hizo nada raro’, si ‘no salió preocupada en absoluto’ tras limpiar la habitación del fallecido por ébola’, respondió: “pues, no”. Ha resultado por ello llamativo que un médico del Hospital Carlos III, que la atiende, flanqueado por un alto cargo del Ministerio de Sanidad, saliera ante los medios de comunicación, de manera improvisada, a decir, en nombre de Teresa, que contrajo la enfermedad al tocarse la cara con los guantes. El Consejo General de Enfermería advierte de que no permitirá que “se criminalice” a la profesional y pide a Sanidad que demuestre con pruebas si la enfermera cometió un error.

El médico dice que habla en nombre de Teresa
"Esta misma mañana hemos estado revisando la cadena de contagio, la actividad dentro de la habitación durante todo el tiempo que ella ha estado, el momento en cómo se ponía y quitaba el traje. Y en uno de los momentos ella me ha comunicado la posibilidad de que pudiera haber habido un contacto al retirarse los guantes y que hubieran podido contactar con la cara. Tras las declaraciones que ella ha hecho hace un rato he vuelto a hablar con ella y le he preguntado si es que es diferente a lo que me ha contado y me ha dicho que está confusa con tanta llamada que está recibiendo por teléfono y que es posible que haya tenido ese contacto. Y ya está", ha declarado el médico Germán Ramírez a los periodistas que se agolpan a la entrada del hospital.

Un accidente
"Puede ser que no haya sido un error, porque un error consiste en sabiendo las cosas hacerlas mal, sino simplemente un accidente y que en el primer momento no ha podido recordar por la situación clínica en la que estaba. Ella me ha autorizado a dar esta información y es la única que voy a dar", ha añadido el médico.

No ha contestado si el posible despiste ha quedado registrado
Germán Ramírez ha precisado que cada vez que se entraba en la habitación había alguien supervisando."Ella cree recordar que todo ocurrió en la segunda entrada que hizo ella en la habitación", ha puntualizado el médico, que, sin embargo, no ha contestado si el posible despiste ha quedado registrado por el personal que supervisaba.

La subdirectora del Hospital asegura que había alguien supervisando
Como los periodistas han insistido en ello, la subdirectora médica de La Paz, Yolanda Fuentes, que estaba junto a Germán Ramírez, ha dicho que "este tipo de maniobras pueden pasar inadvertidas incluso para ella. Cuando son advertidas, las registran inmediatamente porque son los primeros interesados en que se haga así. Por eso a lo mejor han tardado tanto en poderlo decir porque ha estado ella misma analizando el proceso. Siempre había alguien supervisando cómo se quitaba o ponía el traje".  Es significativo que junto al médico y la subdirectora se encontraba el coordinador del centro de Alertas y Emergencias del Ministerio, Fernando Simón.

La enfermera no ha declarado que cometió un fallo
En las declaraciones que Teresa Romero dio a El País este miércoles no dejó claro cuál fue el posible fallo que provocó el contagio."Creo que el fallo está en quitarse el traje. Lo veo como el momento más crítico, en el que pudo pasar, pero no lo sé seguro. No sé ni yo lo que ha podido pasar”, afirmó.

El Consejo de Enfermería advierte que no permitirá que se le "criminalice"
Tras las declaraciones improvisadas del médico y la subdirectora de La Paz, el Consejo General de Enfermería ha llegado la protesta del Consejo General de Enfermería, que ha pedido que “no se crucifique” de manera precipitada a “una profesional que en estos momentos está luchando por sobrevivir a una infección letal, un riesgo que ha asumido por cumplir con su deber y vocación de atender a un enfermo que necesitaba sus cuidados”.

Pide a Sanidad que haga públicas las pruebas, si las tiene
En un comunicado, divulgado por El Mundo, el presidente del Consejo, Máximo González Jurado, ha advertido de que no van a permitir que “se criminalice a los profesionales" y ha pedido que "si Sanidad tiene evidencia científica de que efectivamente se ha producido tal error que lo demuestren y hagan públicas las pruebas a la mayor brevedad posible, pero si no es así, que hagan un ejercicio de responsabilidad y coherencia”.

Exigen a Sanidad la misma responsabilidad de los sanitarios
"El trabajo, la dedicación y la excelencia profesional con la que están trabajando los médicos, enfermeras y auxiliares que están dando asistencia a los pacientes contagiados de ébola merecen que las autoridades sanitarias hagan un ejercicio de responsabilidad, lealtad y precaución a la hora de difundir cualquier mensaje a los medios de comunicación", se añade en el comunicado del Consejo General de Enfermería.

Debate y participa con tu voto y tus argumentos: