Diputado provincial, portavoz del PP en el municipio coruñés de Narón, médico del Sergas en el ambulatorio de la ciudad y, además, propietario de una clínica médica privada que carece de una licencia de apertura requerida. El concello ha abierto un expediente disciplinario a Miguel de Santiago Boullón y ha ordenado el cierre de la clínica.

La clínica está abierta desde 1998
La clínica privada fue abierta en 1998 en el barrio de O Alto, en Narón, pero no cuenta con la licencia municipal de apertura para actividades nocivas, que requiere al contar con una consulta de rayos X.

El concello descubrió la irregularidad en una revisión que pretendía actualizar el censo de negocios, tramitar permisos y detectar irregularidadelos en negocios del municipio, y la sorpresa debió ser mayúscula cuando se descubrió que el portavoz del Grupo popular y, además, diputado provincial mantenía su clínica de manera irregular.

El alcalde confirma que la clínica no tiene la licencia
El alcalde de Narón, Jose Manuel Blanco Suárez, de Terra Galega, ha dicho en declaraciones recogidas por La Voz de Galicia, que se le han dado 15 días de plazo en diciembre para que presentara “la documentación si tiene la licencia, pero resultó que no tenía y que lo que presentó fue una documentación para legalizarla”.

El alcalde ha advertido de que hasta que el dirigente popular no “aclare su situación”, “mientras no tenga licencia municipal” no podrá continuar con su actividad privada. La clínica de Miguel de Santiago Boullón cuenta con una consulta de rayos X por lo que requiere de una licencia de la Conselleria de Medio Ambiente.

El popular reconoce su error, pero recurrirá
El portavoz popular ha reconocido que ha cometido “un error administrativo” y que acatará lo que “tenga que acatar. Pero añadió que recurrirá la orden y, además, dispone de nuevas vías normativas para legalizar la situación de la clínica con el cambio de la norma de la Xunta de Galicia para la apertura de negocios. El político se enfrenta a una posible multa o sanción por llevar más de quince años con la clínica funcionando sin el permiso legal.