Barberá, Urdangarin y Camps en la inauguración del Valencia Summit 2004 / EFE Barberá, Urdangarin y Camps en la inauguración del Valencia Summit 2004 / EFE



Mucho está dando que hablar la estrategia de defensa de Iñaki Urdangarin, por ejemplo su intento de eludir la fianza alegando en su recurso "injusto empobrecimiento" ha provocado reacciones de indignación ante la situación del país. Pero además del polémico argumento del "empobrecimiento", ese recurso incluía también una sorprendente defensa de las gestiones realizadas en su día por el Instituto Nóos y de las minutas cobradas.

¿Utilidad?
Así, la defensa apela a la "teoría de la utilidad de la intervención del Instituto Nóos", especialmente con vistas a la Copa América de vela que acogió la capital, en contra del criterio de la fiscalía y el juez. Estos últimos no ven relación entre los beneficios de las jornadas Valencia Summit y su coste: Nóos cobró por 3,1 millones de euros por sus tres ediciones, y generaron un millón más de gastos. Urdangarin y Torres argumentan que sus eventros ayudar a atraer a la Comunidad Valenciana la Copa América de Vela, la Fórmula Uno, el torneo Masters de Golf de Castellón, un equipo ciclista...

La Copa América, que la pague el Gobierno central
Resulta discutible la labor de Nóos para atraer esas competeciones deportivas, pero en cualquier caso parece indudable que los principales eventos citados fuerno un auténtico fiasco para la Comunidad Valenciana que tendrán que asumir sus ciudadanos durante años. De ahí que tampoco parecen demasiado motivo ni de orgullo ni para justificar abultadas minutas. Como en su día informó ELPLURAL.COM, se anunció que la Copa América supondría un impacto para Valencia de casi 3.000 millones de euros, y supuso infraestructuras poco utilizadas y el triste espectáculo de ver a Rita Barberá y a Francisco Camps intentando que el Gobierno central asumiera las deudas del evento.

F1, 'estrella' de las deudas
En cuanto a la F1, quedan pocas dudas del desastre económico. El gobierno valenciano lleva 'enterrados' más de 275 millones de euros en un circuito que anunciaron iba a tener "coste cero", es decir, una cantidad equivalente a 55 colegios públicos o seis nuevos hospitales comarcales. Y sin contar con lo que pagó Canal 9 por las retransmisiones -no exclusivas- de esas carreras, un dinero que vendría muy bien cuando se está despidiendo a la práctica totalidad de los trabajadores del ente público. De hecho la F1 es la triste estrella de los 15 millones de euros mensuales que les cuestan a los valencianos los proyectos megalómenos del PP en esa comunidad.