El ministro español de Defensa, Pedro Morenés / EFE-Archivo



El Ministerio de Defensa ha abierto una información previa para determinar si hay materia de sanción en las declaraciones del general de división en la reserva, aunque no retirado, Juan Antonio Chicharro, según informa El País. Durante el debate 'Fuerzas Armadas y ordenamiento constitucional' celebrado en Madrid el pasado 6 de febrero, el militar proclamó que "la patria es anterior y más importante que la democracia. El patriotismo es un sentimiento y la Constitución no es más que una ley".

Antepuso la integridad territorial a la subordinación al Gobierno
Chicharro justificó su presencia ante asistentes al acto apelando a las excepcionales circunstancias de la "ofensiva separatista-secesionista" que le obligaban a hablar. Incluso dejó caer al auditoria una justificación del golpe de Estado "si los responsables de la defensa de la Constitución no se comportaran como su función requiere" . Y es que dio a entender que en caso de amenaza separatista el artículo 8.1 que encomienda a los ejércitos la misión de "defender la integridad territorial y el ordenamiento constitucional" prevalecería sobre el artículo 97, el que determina la subordinación de las Fuerzas Armadas al Gobierno.

Piden comparecencia de Morenés
El BNG ha pedido hoy la comparecencia del ministro de Defensa, Pedro Morenés, ante el Congreso por "las manifestaciones antidemocráticas y golpistas" de Chicharro. La diputada del BNG, Olaia Fernández, ha alertado de la gravedad del caso al estar protagonizado por "un alto mando militar que se atreve a cuestionar la legalidad establecida, cuestiona la Constitución, y hace un llamamiento a llevar a cabo acciones golpistas, algo totalmente inadmisible y antidemocrático".

Para la diputada del BNG "no vale con sanciones que supongan que este general de división continúe ligado de algún modo a las Fuerzas Armadas, tiene que ser apartado porque realizó unas afirmaciones que no tienen cabida en una democracia".

Precedentes sin castigo por parte con este Gobierno
Chicharro se retiró en 2010 pero sigue sometido a la disciplina militar, que castiga a quien "exprese públicamente opiniones que supongan infracción del deber de neutralidad en relación con las diversas opciones políticas o sindicales". Como ha recordado ELPLURAL.COM, cuando José Bono era ministro de Defensa sí castigó con premura al teniente general Mena, que también apeló a usar el artículo 8 contra el Estatut de Cataluña. Mena fue castigado con ocho días de arresto domiciliaro y más adelante apartado de su puesto. Pero con el actual ministro Morenés ya quedaron sin castigo las declaraciones del coronel Francisco Alamán, franquisto declarado que también reclamó la intervención militar en Cataluña.