La jugada de la cuestionada secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, que pretendía (o pretende) colocar en las listas europeas a su polémico consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, y así aprovechar la ocasión para renovar su desgastado Gobierno, está siendo cuestionada dentro del aparato popular, y eso que Mariano Rajoy le ha dado carta blanca para que haga y deshaga en la candidatura europea del partido en un intento de contrarrestar “el bofetón” que le propició al desautorizarla en la elección del candidato andaluz, según reconocen a ELPLURAL.COM fuentes de la sede nacional de Génova.

Dueña de las listas europeas
Las mismas fuentes aseguran que Cospedal es ya la “dueña y señora” de la candidatura europea del PP, que todo parece indicar encabezará su íntimo amigo Miguel Arias Cañete. “Cañete es muy amigo del padre de Dolores y junto con Rajoy fue el único miembro del PP en su boda con Nacho López del Hierro”, reconocen las citadas fuentes. “Cañete dirá sí a todo lo que haga Dolores, así que si decide incluir en la lista a Echániz, el ministro no se opondrá”, concretan. Y es que Rajoy, una vez más, ha jugado sus cartas con suma maestría: Que Cospedal haga las listas, que asuma el protagonismo y “si nos estrellamos (algo más que probable) que se estrelle ella”, aseguran.

¿Por qué no quieren a Echániz?
Sin embargo, Cospedal puede hacer casi todo lo que quiera, menos incluir sin estridencias a su consejero de Sanidad en la candidatura europea, que sustituiría en la lista al histórico dirigente del PP, Luis de Grandes, alcarreño al igual que Echániz, y que cuenta ya con 70 años. “De formar parte de la candidatura acabaría el mandato con más de 75, convirtiéndose así, talvez, en el eurodiputado más longevo”, afirman las fuentes, al mismo tiempo que justifican el rechazo que genera el secretario de Sanidad de la Ejecutiva del PP para integrar la candidatura europea: “José Ignacio resta votos, y de qué forma, y con la que está cayendo no nos podemos permitir hacer una candidatura de perdedores a priori, ya que el consejero de Dolores está siempre en el centro de la polémica y el PSOE nos puede atacar por ese flanco”.

Cospedal necesita renovar su Gobierno
Está claro, y es un secreto a voces, que María Dolores Cospedal quiere y tiene que renovar su Gobierno. Ya hay pocos consejeros que se libren de la quema; están la mayoría de ellos socarrados, y a un año de las elecciones autonómicas, con “pucherazo” electoral incluido, la secretaria general del PP tiene que incorporar nuevas caras que corrijan las políticas equivocadas de Echániz, o del consejero de Educación, o de su portavoz, Leandro Esteban, quien le ha hecho un agujero millonario al tener que readmitir a 500 interinos despedidos ilegalmente.

Tirado, el hombre fuerte de Cospedal
Así las cosas, a Cospedal ya solo le queda su mano derecha, secretario general del PP castellano-manchego, además de presidente de las Cortes, y que la secretaria general también ha decidido sentar a su lado en la calle Génova, donde Vicente Tirado tiene despacho y mando en plaza. No en vano forma parte del comité de campaña que se encarga de las elecciones europeas, coordinadas por Carlos Floriano, pero controlado por Tirado, cuya posible incorporación al Gobierno de Cospedal como vicepresidente no está tampoco descartada, sobre todo después de que la neocon haya sido cuestionada por el aparato popular, que la reprocha su falta de dedicación al partido y tener que compatibilizar dos funciones que se antojan incompatibles. De ahí que Vicente Tirado pudiera entrar en el Ejecutivo para llevar las riendas del día a día del Gobierno, “aunque en realidad lleva este trabajo desde su despacho de las Cortes”, finalizan diciendo las fuentes.