Josep Antoni Duran Lleida y Artur Mas / EFE-Archivo Josep Antoni Duran Lleida y Artur Mas / EFE-Archivo



Unió ha retado a CDC a replantearse los acuerdos de federación tras las críticas públicas de la dirección barcelonesa de Convergència a Josep Antoni Duran Lleida, lo que ha tensado las relaciones en CiU a pocas horas del debate parlamentario sobre la declaración de soberanía en Cataluña. En una resolución aprobada anoche, el consejo de federación de CDC en Barcelona ciudad acusaba a Duran de perjudicar con sus declaraciones sobre el derecho a decidir los resultados electorales de CiU y pedía a la dirección de Convergència Democràtica que adopte medidas.

Culpan a Duran, reclaman "medidas urgentes"...
Por unanimidad, CDC Barcelona decidía así trasladar su "malestar" con Duran al comité ejecutivo nacional del partido para que "tome medidas urgentes para evitar el desprestigio y la desafección" que provocan las declaraciones del líder de Unió. Fuentes de CDC han informado de que la declaración de la federación de Barcelona se debatirá en el próximo Comité Ejecutivo Nacional del partido, previsto para el 4 de febrero.

... y le echan en cara sus problemas con la Justicia
Ante esta resolución, el líder de UDC, que se encuentra de viaje de nuevo en Chile, ha instado a través de Twitter a la ejecutiva nacional de CDC a pronunciarse sobre la "gravísima irresponsabilidad" de su partido en Barcelona. En la misma red social, la portavoz de Unió, Marta Llorens, ha apelado a CDC a preocuparse más por el embargo judicial de su sede en el marco de la investigación judicial de la trama del Palau de la Música. "¿CDC de Barcelona quiere hundir al presidente -de la Generalitat-? ¿Para presentar a quién? Sería mejor que se preocuparan por el embargo de su sede", ha sentenciado Llorens.

Uniò contrataca pidiendo revisar la coalición
Los palos entre las dos formaciones que integran CiU no se han quedado ahí. En un comunicado, el secretario general de UDC, Josep Maria Pelegrí, ha seguido las directrices de Duran Lleida y ha retado a sus socios de Convergència a que si le disgusta la federación, revise el acuerdo de coalición. "Es una declaración doblemente irresponsable, por lo que supone de negación de la identidad propia de los partidos que integran la federación y porque es un ejemplo paradójico de desviar la responsabilidad propia de lo que no ha sido un buen resultado electoral", ha remarcado Pelegrí.

Mas apela a no verder de vista "lo que es esencial"
Por su parte, el presidente de la Generalitat y de CiU, Artur Mas, ha descartado por su parte que haya problemas "graves" dentro de la federación CiU a raíz de la declaración de CDC Barcelona, aunque ha pedido a su propia formación que no se pierda en asuntos que ahora son "secundarios". "Las relaciones siempre son complicadas, pero no perdamos de vista lo que es esencial y que no se puede poner en riesgo como consecuencia de no dar prevalencia a lo que es esencial", ha repetido.

Antesala de la declaración soberanista
En este clima enrarecido, CiU debe liderar mañana la aprobación de una resolución a favor de ejercer el derecho de autodeterminación con una consulta. Por su parte, el portavoz de CiU en el Parlament, Jordi Turull, ha declinado valorar la declaración de CDC Barcelona alegando que es un asunto del partido y no del grupo parlamentario, en el que hay 13 diputados de Unió y 37 de CDC.

Las dos formaciones que integran CiU llegan en horas bajas a la votación: Duran salpicado de lleno por un caso de financiación irregular en UDC y distanciado de sus socios por su posición contraria al soberanismo; mientras, CiU también se ha visto salpicada por sospechas de corrupción y Artur Mas ve como sectores claves para su proyecto de gobierno, como el empresariado catalán, se distancian de su órdago secesionista.