El diputado del PSOE José Blanco, tras la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Congreso . EFE El diputado del PSOE José Blanco, tras la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Congreso . EFE



El diputado socialista José Blanco ha anunciado que pedirá al Congreso de Diputados que se conceda el suplicatorio solicitado por la Fiscalía del Tribunal Supremo, que por su condición de aforado, permitirá que pueda ser juzgado por presuntos delitos de tráfico de influencias y prevaricación. El exministro, que ha reiterado su inocencia, ha anunciado que dejará su escaño si “el juez finalmente determinara la apertura de un juicio oral”.

La solicitud debió realizarse antes
En rueda de prensa en el Congreso, Blanco ha subrayado que la solicitud de suplicatorio al Congreso “debió realizarse antes, antes de las investigaciones realizadas y no como colofón de las mismas”. Ha sido su reacción a la decisión de la Fiscalía de solicitar el suplicatorio, aunque el diputado socialista ha precisado que el juez aún no ha fijado la conclusión de la instrucción del caso y que "sigue habiendo una serie de recursos que se han planteado y que están pendientes de resolución". "

Dejará su escaño, si el juez abre juicio oral
“Si una vez concluida la instrucción, el juez decidiera finalmente dictar un auto de apertura de juicio oral, en ese momento haré lo que debo hacer, presentaré mi renuncia como diputado, es decir, dejaré el escaño", ha afirmado Blanco, en una rueda de prensa en el Congreso.

Niega favores a Dorribo
Blanco ha negado de manera tajante que haya "recibido dinero del señor Dorribo y que haya "realizado gestión alguna a favor de ese señor".

Transcripciones de llamadas telefónica sin autorización judicial
En cuanto al escrito del fiscal, que señala indicios de la posible comisión del delito de tráfico de influencias, Blanco ha destacado que se basa en unas "transcripciones de llamadas telefónicas que, según certificó la secretaria judicial, se realizaron sin autorización judicial" y de “un informe de la UDEF que se basa en un peritaje que el juez instructor rechazó en su momento”.

El exministro ha explicado que “a lo largo de estos meses” he solicitado “que se aparten de la investigación todos los informes que han sido realizados al margen del juez instructor, que muchos retuercen la verdad sobre mi conducta, como hemos manifestado al juez. Escritos que están pendientes de resolución”.

Reconoce que llamó para informarse sobre un expediente atrasado
Blanco ha precisado sobre la nave de la empresa Azkar en Cataluña, que se limitó “a solicitar información en relación con un expediente atrasado en un proyecto del que dependían 400 puestos de trabajo, sin presionar ni condicionar la voluntad de nadie".

"Por no hablar, ni hablé con el alcalde de Sant Boi, al que, por cierto, como se acredita en el propio escrito del fiscal, ni sabía quién era. Pese a que sería absolutamente normal, a mi juicio, que el ministro de Fomento se interese por la razón del retraso de unos expedientes vinculados con el transporte o con la ampliación de un aeropuerto, máxime cuando se iban a generar 400 puestos de trabajo", ha explicado.

“Reitero mi confianza en la justicia y en que la justicia dejará meridianamente claro que las acusaciones de Dorribo han sido totalmente falsas”, ha dicho el socialista.