Sotogrande en la comarca del Campo de Gibraltar es una de las zonas más exclusivas de España. Todo en esta urbanización de San Roque (Cádiz) destila lujo y elitismo, desde su puerto deportivo con los yates amarrados hasta el club de polo o sus campos de golf. Estar a la altura de las fortunas que se pasean por allí no es fácil, pero hubo un tiempo en el que el líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, que se hacía llamar ‘Don Vito’ por los suyos en sus negocios y trapicheos con el PP, consiguió no solo integrarse sino despuntar en ese ambiente.

La sombra del embargo
Quedan lejos los días de máximo esplendor de Correa, pero tras su paso por la cárcel y mientras espera la apertura del juicio oral por el caso Gürtel sigue viviendo en su casa de Sotogrande, aunque pese sobre ella un embargo preventivo del juzgado para hacer frente a los 85 millones de euros de fianza que en su día se le impusieron. Además, la Agencia Tributaria ha iniciado los trámites preliminares para embargar también por su parte la vivienda para afrontar sus deudas con Hacienda.

Dinero B, facturas fraudulentas...
La mansión consta de 533 metros cuadrados divididos en dos plantas con ascensor, garaje, trastero y jardines, fue adquirida a través de una sociedad de Correa, Osiris Patrimonial. Pero ELPLURAL.COM ha desvelado que todo en la casa destila exclusividad, minimalismo a la última y sobre todo un inequívoco aroma ‘Gürtel’ de dinero B fruto de operaciones que no podían ser declaradas... Correa gastó más de 320.000 euros en muebles de lujo y obras para su mansión de Sotogrande con dinero abonado por diversas sociedades de su trama empresarial, como Orange Market o Easy Concept, mediante facturas fraudulentas. A las tiendas abastecedoras se les explicaba a qué sociedad debían facturar y el concepto que debían poner.



... y constructores pagando
Así, según los documentación que maneja el juez Pablo Ruz en su investigación, a través de las empresas de Correa se abanaba el mobiliario y las obras de su casa particular, y a veces se pagaban también directamente con dinero de la caja B de la trama o por sus amigos constructores, como el imputado José Luis Ulibarri. Según los informes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía de la UDEF la empresa Begar de Ulibarri figura como pagador de más de 90.000 euros en muebles y obras, como 28.422 euros para la exclusiva firma de diseñadores Femont Galvan o alfombras por valor de más de 8.500 euros en una tienda del barrio de Salamanca de Madrid.

Más de 5.000 euros solo en barras para cortinas
La lista de elementos de decoración y obras de carpintería y albañilería, hasta alcanzar 320.187,31 euros de gasto total con facturas fraudulentas, es completísima y no le falta detalle: más de 20.000 euros en “audiovisuales” (teles y equipos de música) en El Corte Inglés de Marbella, 17.000 en tapices y cortinas de Volubilis, 16.488 en un paisajista para el jardín, 582 en un sillón de oficina de Angel Cerdá, etc, etc… Solo en las barras de cortinas de la casa ‘Don Vito’ invirtió 5.356 euros.