El “clan sevillano” liderado por Javier Arenas ha vuelto a ganarle la partida al “clan toledano” dirigido por María Dolores Cospedal. Dos “íntimos” enemigos que desde que ella fuera nombrada secretaria general del PP, en junio de 2008, no han dejado de enfrentarse en numerosas plazas con un resultado casi siempre favorable al amigo de Mariano Rajoy, que una vez más (y van unas cuantas) ha conseguido imponer a sus hombres en puestos claves de la dirección popular en contra del criterio de la también presidenta de Castilla-La Mancha. Cospedal este miércoles verá como a las 12 horas el candidato del sevillano presenta sus avales para presidir el Partido Popular andaluz y encabezar el cartel electoral de la derecha sureña, con el apoyo explícito y “dedocrático” de nada más y nada menos que del presidente del Gobierno y máximo dirigente del partido, que finalmente se ha decantado por Juan Manuel Moreno, a pesar de que ella y Juan Ignacio Zoido hicieron lo imposible por imponer al secretario regional del partido, José Luis Sanz. El alcalde de Sevilla, incluso, comió y durmió en el cigarral de Cospedal para preparar la hoy frustrada candidatura del primer edil de Tomares, según ha podido saber ELPLURAL.COM.

Enfado monumental de Cospedal…
La decisión de Rajoy de apoyar al candidato de Arenas Bocanegra ha sido interpretada en Génova como una desautorización en toda regla de María Dolores Cospedal. “Es un misil en toda la línea de flotación; es una bofetada que ninguno de sus antecesores había recibido antes”, señalan a ELPLURAL.COM fuentes de la sede nacional conservadora. “No le puedo decir si ha estado hoy (por el martes) o no en el edificio, lo que sí le puedo decir es que el cabreo de su entorno es claro y notorio”, añaden las mismas fuentes. Y no es para menos, ya que la desautorización es mayúscula y deja con el “culo al aire” a todo su equipo. “Equipo, lo que se dice equipo, con peso, la verdad, es que ya no tiene, porque Floriano está más pendiente de Moncloa que de otra cosa y Pons (Esteban González Pons) está a lo suyo”, concretan.

…Y satisfacción en Moncloa
La desautorización de Cospedal, que prefirió rodearse el martes de especialistas toledanos del Servicio de Atención del 112 antes que dar la cara, como sí lo hizo Arenas, contrasta, y de qué forma, con la alegría no contenida del lobby monclovita, encabezado por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, otra enemiga más de Cospedal, que cuenta con el apoyo de  Javier Arenas y la inestimable colaboración del confidente de Mariano Rajoy, “fontanero” de La Moncloa y asesor telúrico del presidente, esto es, Javier Moragas, por el que pasan las decisiones más importantes y que al igual que muchos pesos pesados del PP “no soporta a Cospedal”, a quien acusa de “no estar a la altura del cargo”.

Las crisis que Cospedal no supo atajar
Y razón no les falta a los barones que desde el principio recelaron de la designación de Cospedal al frente del partido. “No ha sabido resolver ni una sola crisis del PP”, apuntan las fuentes, quienes recuerdan a ELPLURAL.COM los hechos de Navarra, donde en octubre de 2008 la secretaria general auspició la ruptura con Unión del Pueblo Navarro, con el consiguiente desastre electoral de 2011 (solo 23.000 votos y cuatro diputados autonómicos). Un tanto de lo mismo pasó en Asturias. “Cospedal consiguió convencer a Rajoy de la necesidad de romper con Paco Cascos, en contra de la opinión de Arenas”, dicen las fuentes. El resultado es de sobra conocido: El PP pasó a ser la tercera fuerza política. Lo cierto es que María Dolores Cospedal no ha acertado en sus decisiones. Ahí está Valencia y Madrid, con pie y medio mirando a la izquierda sin que la secretaria general haya encontrado el consenso, la solución y la ilusión para mantener territorios que parecen estar cansados del PP. Mención aparte merece el caso Bárcenas. Cospedal tampoco ha dado la talla.

Elecciones europeas
Así las cosas, a Cospedal ya solo le queda un último cartucho: Las elecciones europeas, donde, eso sí, el íntimo amigo de su familia, Miguel Arias Cañete, y único defensor que tiene en el Consejo de Ministros, parece ser que encabezará el cartel del Partido Popular en las elecciones europeas de mayo. Cita electoral que si no resulta favorable, si se obtienen resultados catastróficos como las encuestas señalan, Cospedal puede ir preparando las maletas. “Sobre todo después de que haya colocado como máximos responsables de campaña a personas de su confianza, como a su mano derecha, Vicente Tirado”, finalizan diciendo las fuentes consultadas por este medio.