La periodista Ana Pastor se ha sumado a la lista de quienes reprochan al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, por anunciar ahora que investigará los insultos y amenazas en Twitter, a raíz de los dedicados a la política del PP asesinada Isabel Carrasco. En su cuenta de Twitter la directora y presentadora de El Objetivo de La Sexta ha remitido a su artículo en El Periódico de Cataluña, donde recuerda cómo tuvo que soportar que le llamaran desde “roja”, “entregada al poder” hasta “hija de la grandísima puta”, y que Interior entonces no consideró que se tratara de “insultos” o “amenazas”.

'Puta' no es insulto y pedir que te corten el cuello, no es amenaza
“Un día festivo, aprovechando que no trabajas y que esas amenazas e insultos han ido a más, decides ir a una comisaría y denunciarlo. Y ahí se queda el tema. Te olvidas y sigues a lo tuyo. No eres la primera persona a la que le ocurre ni serás la última. Meses después te llega a casa una carta certificada donde te comunican que la justicia ha decidido que ‘puta’ no es un insulto y que pedir que te corten el cuello no es una amenaza. Y no te queda otra que aceptar”, escribe la periodista.

Los ataques desde el PP
Ana Pastor, que fue directora y presentadora de Los Desayunos en la etapa en la que el PP estaba en la oposición tuvo que hacer frente a ataques desde las filas populares por parte de algunos de sus dirigentes, incluida su número dos, María Dolores de Cospedal, por sus críticas a su partido.

Ahora la periodista recuerda que en Twitter le han dicho de todo. “Roja, facha, vendida, entregada al poder, puta, hija de la grandísima puta, cerda”, y que le han insultado y amenazado con frases como éstas: “cállate zorra”, “no tienes ni puta idea de hacer entrevistas”, “en una esquina serías mucho más eficiente”, “deberían degollarte las tropas moras de Franco”, “solicito permiso para meterte en un campo de concentración en el ala de violadores inmigrantes”.

Amenazas de muerte
Ana Pastor recuerda los ataques que ha recibido por sus entrevistas incómodas a políticos. “Un día trazas una línea. Ni siquiera es el día en el que te llaman ‘puta’ porque has entrevistado a un político y le has apretado en algunas preguntas relacionadas con la corrupción. Ese día muestras tu amargura por la falta de argumentos y el exceso de machismo. Pero nada más. Semanas después te empiezan a llegar amenazas de muerte directas a las que no das importancia porque piensas que cualquier persona en Twitter desde el anonimato puede escribir ese tipo de cosas”.

Los insultos contra Manjón
“Escuchas al ministro del Interior decir que hay que investigar Twitter porque es un lugar donde se insulta y amenaza. Y lees que detienen a un joven por insultar e ‘incitar a la violencia en las redes sociales’». Debe ser que el ministro se acaba de abrir una cuenta en la red. Y por eso no ha podido leer cosas anteriores contra Pilar Manjón, Irene Villa y mucha otra gente. Es posible. O debe ser que no todos somos iguales”, reprocha Ana Pastor.

Lo recordaba ELPLURAL.COM la semana pasada. La agilidad del ministro del Interior contrasta con la pasividad con la que el PP ha respondido durante años a los insultos y amenazas contra, por ejemplo, la presidenta de Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón. En 2012, el miembro de Nuevas Generaciones Luis Gutiérrez escribió en Twitter: “Lo de Pilar Manjón es infame. Cada día dudo más que el hijo de esa tipeja fuese el 11 M en 1 tren… deplorable su actitud”.

En abril pasado, Pilar Manjón denunció ante la Policía el acoso y los insultos que sufre desde la red social con mensajes como éste: “Eres una puta zorra oportunista que brinda con quienes desmembraron a tu hijo”. No se escuchó al ministro del Interior hacer nada al respecto.