Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de asuntos económicos, ha dicho basta. Está indignado. Y harto de que los dirigentes de los clubes de fútbol le tomen el pelo. O Florentino Pérez y los presidentes del Barcelona, Athletic, Osasuna, Valencia, Elche, y Hércules se ponen las pilas y le presentan antes del 7 de abril la información requerida, o serán sancionados. Para Bruselas se acabó el cachondeo y las ayudas públicas encubiertas.

Esta vez la UE va en serio
Y más tras el fallo el la justicia alemana contra Uli Hoeness, expresidente del Bayern Múnich (condenado a tres años y medio de cárcel por evadir impuestos). Joaquín Almunia el pasado 18 de diciembre exigió al Gobierno Español explicaciones al permitir que siete clubes (Real Madrid, Barcelona, Athletic Club y Osasuna, por no convertirse en 1992 en Sociedades Anónimas y al Valencia, Elche y Hércules por las ayudas recibidas de la Generalitat Valenciana) compitan con ventaja con respecto al resto de equipos tanto nacionales como extranjeros.

La callada por respuesta
Han pasado las semanas y como nadie del Consejo Superior de Deportes ni de Moncloa, ni de los clubes implicados le dicen nada, Almunia ha estallado. No quiere que le tomen más el pelo. Y ha puesto en marcha toda la maquinaria de la Unión Europa para acabar con los tratos de favor, privilegios y ayudas especiales. De momento los siete equipos españoles deben presentar sus alegaciones antes del 7 de abril. No habrás más demoras.

Ayudas encubiertas
Para la Unión Europea tanto el Real Madrid, Barcelona, Athletic y Osasuna, al no ser sociedades anónimas, gozan de privilegios fiscales de favor con respecto al resto. Tributan al 25% y no al 30% como el resto de los clubes. Y el Athletic, por el régimen fiscal del País Vasco, al 21%. En Bruselas nadie lo entiende.

Además la Unión Europea exige explicaciones del préstamo que por valor de 118 millones de euros concedió la Generalitat del PP al Valencia, al Elche y al Hércules. Préstamos que, por supuesto, no han sido devueltos.

Por último, Almunia y el resto de eurodiputados también quieren saber porque el Ayuntamiento de Madrid de Ana Botella permutó con el Real Madrid un terreno en el barrio de Las Tablas. En Bruselas están convencidos de que este acuerdo, muy ventajoso para el club de Florentino Pérez, ha perjudicado al erario público.

Tiemblan todos los cimientos
Del Consejo Superior de Deportes y de la mayoría de los clubes españoles, hasta la fecha acostumbrados al “todo vale y está permitido” en el fútbol español. “Almunia va a por todas en este asunto. O los clubes españoles se lo toman en serio y aclaran su situación, o antes del verano se llevarán una desagradable sorpresa”, comenta a ELPLURAL.COM un colaborador del vicepresidente europeo.

Se acabó el cachondeo
Advertencia que, ante la que se les viene encima, ha movilizado a los servicios jurídicos del Real Madrid, del Barcelona y del resto que equipos afectados. Y es que si la UE acaba con estos privilegios fiscales cambiará el panorama económico y los presupuestos tanto del Real Madrid, como del Barcelona. ¿Y si Almunia obliga al Valencia, Elche y al Hércules a devolver los 118 millones de euros que en su día les regaló la Generalitat? ¿Y si Almunia echa atrás el acuerdo Ayuntamiento de Madrid-Florentino Pérez en la permuta del terreno de Las Tablas? Tanto en el Santiago Bernabéu como en el Camp Nou están de los nervios ante la que se les viene encima.

José Manuel Muñoz es periodista de Deportes