La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, atiende a los medios en la Audiencia Provincial de Madrid para declarar como testigo en el juicio por la supuesta estafa de la gestora de vivienda PSG. EFE La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, atiende a los medios. EFE



Esperanza Aguirre declarará el próximo 17 de diciembre por escrito en el caso Gürtel, que afecta a su partido, en su propio despacho de la calle Génova. Lo ha anunciado la presidenta del PP madrileño durante la inauguración de la sede popular en el distrito de Chamartín.

Una petición de Aguirre
La expresidenta de la Comunidad de Madrid  ha explicado que comunicó al juzgado su petición y que va a declarar "todo" lo que sabe para ayudar al juez a que se esclarezca lo ocurrido "cuanto antes" porque, ha subrayado, estas declaraciones previas al procedimiento abreviado vayan a producirse en un caso que arrancó en febrero de 2009 por hechos ocurridos "todavía antes". Preguntada sobre si ha pedido consejo al presidente del PP, Mariano Rajoy, de cara a su declaración, así como si le preocupa el hecho de declarar sin ayuda de un asesor, Aguirre ha contestado que los testigos están para decir todo lo que saben.

En presencia del secretario judicial y sin consultar a terceros
El pasado 9 de diciembre y a través de una providencia, el juez instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, emplazó a Aguirre a responder a las preguntas de las partes personadas en la causa a partir de las 10.00 horas en un despacho "preferentemente profesional" de su elección,  en presencia del secretario judicial, sin consultar documento alguno, ni comunicarse con terceros. El juez lo ha acordado en una providencia, en la que fija todos los detalles. Pese a la prohibición de comunicar con terceros, Ruz permite a la expresidenta "estar asistida de otra persona, ajena al ejercicio profesional del derecho, a los únicos efectos de poder proceder a la transcripción de las respuestas que la testigo diera a las preguntas que se le formulen", informa EFE.

La Fiscalía, en contra de la declaración
La Fiscalía se opuso a esta citación, pero Ruz la creyó "útil e idónea" para aclarar las manifestaciones que la expresidenta realizó ante distintos medios de comunicación sobre la prohibición que habría efectuado al exconsejero regional e imputado en la causa, Alberto López Viejo, de contratar con Easy Concept, una de las empresas de la trama Gürtel. El juez precisaba no obstante que citaba como testigo a Aguirre pese a que de las diligencias practicadas no resultara hasta ahora indicio alguno de participación o consentimiento por su parte "en la irregular operativa de contratación llevada a cabo por la Comunidad de Madrid".

No podrá consultar documentos
En la providencia notificada hoy, Ruz establece que, después de que el secretario judicial aperciba "a la testigo de la obligación que tiene de ser veraz y de la posibilidad de incurrir en un delito de falso testimonio", se le dará traslado del pliego de preguntas presentado por las distintas partes personadas en la causa. Todo ello, sin que se le permita "acceder con anterioridad" a esas preguntas, que han sido formuladas entre otros por la Fiscalía, la acusación que ejerce el PSOE y la Asociación de Abogados Demócratas de Europa (ADADE) e imputados en la causa, como el considerado número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo. Tampoco se le permitirá a la testigo "consultar documento alguno, salvo algún apunte o memoria que contenga datos difíciles de recordar".

Los contratos de López Viejo, exhombre de confianza de Aguirre, a la Gürtel
Según sostiene Ruz, el exviceconsejero madrileño de Presidencia López Viejo habría recibido "cuantiosos pagos" del entorno de la trama liderada por el supuesto cabecilla de Gürtel, Francisco Correa, "como consecuencia de la adjudicación irregular de actos y contratos públicos por distintas entidades y consejerías de la Comunidad Autónoma de Madrid", que presidía Aguirre.
Entre los múltiples documentos de Easy Concept que obran en la causa y que han sido notificados recientemente a las partes, aparece que esta empresa infló más del doble el coste de la toma de posesión de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre en 2007, al igual que hizo con otros actos institucionales del gobierno regional.