Susana Díaz, presidenta de Andalucía, ha aprovechado su presencia en un desayuno organizado por Europa Press para dejar clara su visión sobre Podemos, a la que ha calificado de "una formación respetable", perode la que ha dicho que no hace sino seguir la misma corriente de lo que está pasando en otros países europeos, donde este tipo de partidos están "surgiendo del malestar y el desencanto" de los ciudadanos. Pero ha advertido, lo que necesita España "no es que nadie haga un catálogo de problemas", sino que se presenten soluciones. "Y yo -ha remachado- no estoy viendo por ningún sitio las soluciones que alguno expone", en referencia a Pablo Iglesias.



También ha acusado a Podemos de "cesarismo", por su dependencia de su líder, lo que, ha dicho, "es incompatible con esa gran participación de la que hace gala". Y entonces ha hecho referencia a la insistencia de esta formación en desmarcarse de la línea ideológica derechas-izquierdas, lo que ha asegurado, aparentemente en referencia al Movimiento y el falangismo, le recuerda "etapas de la historia afortunadamente superadas".

Por eso ha dicho, que aunque Podemos le merece respeto, ella se siente "muy lejos" de ellos. "Yo soy de izquierdas", ha insistido, para después defender que afirmar que no se es de izquierdas ni derechas es "un subterfugio para quienes quieren eludir decir la verdad". "Puede ser rentable si se busca alcanzar el poder, pero es muy poco democrático y transparente", ha rematado.

Frente a la que, en su opinión, es esa falta de propuestas de Podemos, Susana Díaz ha asegurado que el PSOE es el único partido que "da respuesta cabal" a lo que están necesitando los ciudadanos, y hasta ahora "haciendo sus deberes", ha dicho, después del "varapalo" que se llevó en las últimas elecciones europeas, del que tomaron nota para después hacer "un ejemplo de participación" que llevó a su renovación, con el liderazgo de Pedro Sánchez. "Hoy nos estamos convirtiendo en el partido más transparente -ha apuntado- y tenemos el reto y la obligación urgente de ser la alternativa de izquierdas que España necesita y tenemos la obligación de ofrecer una auténtica regeneración política e institucional".