"Se reúnen todos los meses, y tocaba ahora", dicen en Génova a ELPLURAL.COM, para justificar la reunión que el próximo lunes celebrará el Comité Ejecutivo Nacional del PP: "para nada, para nada... está organizado por las diferencias que se han dado por el tema de la financiación". Sea como fuere, lo cierto es que a Rajoy se le presenta tarea en ese Comité, con los diferentes secretarios generales disparando unos contra otros, e intentando repartirse el dinero que tiene el estado para las comunidades autónomas.

Alicia Sánchez-Camacho, pirómana a la fuerza
En el Comité Ejecutivo están todos los que son algo en el PP, incluidos, claro,  todos los presidentes regionales del partido, sean o no presidentes de comunidad. Aunque, con el despliegue de gobiernos que en estos momentos atesora el PP, casi todos los barones 'tocan poder' y tienen intereses 'personales' que defender.

Alicia Sánchez-Camacho sigue pensando lo mismo a pesar de la reacción de los otros barones: Cataluña debe tener un reconocimiento de su 'singularidad'. Foto EFE Alicia Sánchez-Camacho sigue pensando lo mismo a pesar de la reacción de los otros barones: Cataluña debe tener un reconocimiento de su 'singularidad'. Foto EFE



El ambiente ya estaba caliente, con los presidentes de Baleares, Valencia, Galicia..., recordando agravios presupuestarios. Pero quien ha encendido la cerilla y la ha echado a la gasolina ha sido Alicia Sánchez-Camacho, que conoce de primera mano el ambiente en Cataluña y está viendo que su partido puede hundirse si se queda definitivamente sin nada que dar al electorado frente a las propuestas independentistas. Su salida ha sido proponer que se reconozca 'la singularidad' catalana, y que se 'controle' donde gastan las comunidades receptoras el dinero que llega desde las más desarrolladas y que aportan más a los presupuestos generales.

Los barones se revuelven
Las reacciones a la petición de Sánchez-Camacho han sido en algunos casos virulentos. Incluida la cabeza del propio partido, a través de la secretaria general, pero también, no hay que olvidarlo, presidenta castellanomanchega, María Dolores de Cospedal. Pero quizás, el más 'vociferante' en sus reacciones ante las peticiones de la dirigente catalana ha sido el presidente madrileño, Ignacio González, que ha advertido que también él propondría la celebración de una consulta con los madrileños para preguntarles sobre la financiación.

Una reunión anterior del Comité Ejecutivo Nacional del PP. (Foto: PP) Una reunión anterior del Comité Ejecutivo Nacional del PP. (Foto: PP)



A Nacho González se le han sumado rápidamente el valenciano Alberto Fabra o el extremeño, José Antonio Monago, que no se ha cortado y ha calificado las propuestas de su compañera de "ocurrencias de ordinalidades -en alusión al principio de ordinalidad que ha defendido Sánchez-Camacho- ni rompiendo el principio de solidaridad".  El presidente extremeño ha pedido que "no se hagan guiños a aquellos que quieren enterrar el principio de solidaridad, ni a quienes buscan la ruptura y la independencia".

El 'gallinero' está tan revuelto en la dirección 'popular', y el malestar entre los barones es tan creciente, que estuviera previsto o no, la reunión del Comité Ejecutivo va a ser caliente y Rajoy y Cospedal va a tener trabajo para 'remansar' las aguas.  De momento, Sánchez-Camacho  ya ha advertido que piensa seguir "dando batalla" para lograr que el modelo de financiación catalán sea diferente, porque le va la vida en ello, pero tampoco los demás barones parece que estén dispuestos a ceder.