La defensa de la infanta Cristina prefiere que no tenga que pasar por el paseíllo ante las cámaras cuando acuda a declarar a los Juzgados de Palma, el próximo 8 de febrero, y que, además, el interrogatorio no sea grabado en vídeo, como ha establecido el juez José Castro.

Mejor en coche
Jesús Silva, que se ocupa de la defensa de la infanta junto a Miquel Roca, ha dicho en declaraciones a la prensa a las puertas de su despacho, que respeta la decisión de las autoridades judiciales, pero que preferiría que a la infanta se le permita acceder en coche directamente al patio de los juzgados de Palma, a diferencia del resto de imputados en el caso Nóos, entre ellos Iñaki Urdangarin, su exsocio Diego Torres y la mujer de éste, Ana María Tejeiro.

La decisión del juez decano de Palma
El abogado ha reconocido que "no le gusta" que la declaración judicial de la infanta ante el juez Castro se grabe en vídeo, pero ha precisado que respeta esa decisión por ser una cuestión que atañe "a las autoridades judiciales competentes".

El juez decano de Palma, Francisco Martínez Espinosa, será el encargado de decidir si permite la entrada de la infanta en coche a los juzgados y si el interrogatorio se graba en vídeo, como prevé el juez Castro y como se ha hecho en otras situaciones similares.