El consejero de Sanidad, Jesús Fernández, ha afirmado este jueves, en relación a la crónica publicada por ELPLURAL.COM donde informábamos de los serios problemas que han tenido una treintena de pacientes infantiles derivados por el Gobierno que presidía Cospedal hasta el pasado  julio a la clínica madrileña La Milagrosa, que "ningún niño más de Castilla-La Mancha será enviado a una clínica privada de Madrid”, declaraciones recogidas por la Agencia Efe en la capital de las Casas Colgadas. Declaraciones paralelas a las realizadas esta semana por el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, donde dejó claro que el Ejecutivo de Emiliano García-Page no va a permitir que “hospitales privados, ineficientes e insolventes de la Comunidad de Madrid sean subvencionados con el dinero de los castellano-manchegos”.

Preocupados por la salud de esos chicos
A preguntas de los periodistas en Cuenca, el consejero se ha referido a la situación que se dio cuando pacientes infantiles de  esta ciudad y de Albacete fueron derivados a La Milagrosa y sus padres denunciaron supuestas negligencias, como mandarlos a casa el mismo día de la operación y “efectos secundarios” por la atención recibida, así como ser “operados para no hacerles nada y volver a coserlos”, como así lo denunciaron varios afectados a esta redacción. Jesús Fernández, acompañado por el vicepresidente del actual Ejecutivo castellano-manchego, José Luis Martínez Guijarro, ha señalado que desde que su equipo llegó a la Consejería de Sanidad lo que les ha preocupado ha sido la salud de esos chicos.

Denunciar el convenio con la clínica
“Lo primero que hicimos fue poner encima de la mesa la historia clínica de cada uno de ellos”, ha reconocido el consejero, para posteriormente concretar que, “hemos revisado todos, hemos programado todos lo que había que operar y estamos siguiendo a los que no había que operar; eso era lo más importante”. El siguiente paso ha sido denunciar el convenio con todas las clínicas privadas de Madrid, por lo que ha subrayado: “No vamos a mandar a ningún niño más a ninguna clínica”. Ha agregado que la Consejería que dirige contactará con los médicos y con las familias una vez que terminen todas las operaciones y ha asegurado que harán “todo lo que sea necesario” para tener la tranquilidad” de haber atendido bien a los pacientes.

Situación actual
ELPLURAL.COM ha podido saber, de fuentes médicas, que el total de menores que fueron intervenidos a mitad de diciembre de 2014 de patologías como fimosis y hernias asciende a 200 pacientes que fueron derivados desde Albacete a la citada clínica, de los que una treintena presentaron quejas por “las chapuzas que hicieron a nuestros hijos”, dicen los afectados. En este sentido, conocemos que  actualmente se han reintervenido a seis de ellos y otros 14 pasarán por el quirófano a lo largo de esta segunda quincena de septiembre y el mes de octubre, mientras que diez están bajo control médico, ya que no precisan de una segunda intervención quirúrgica.

Posibles irregularidades
Del mismo modo, este periódico ha tenido acceso a parte de un informe elaborado por profesionales del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) y que el Gobierno de Cospedal ocultó durante meses. En el mismo, se recoge que la cumplimentación que hace el Hospital La Milagrosa del consentimiento informado (procedimiento mediante el cual se garantiza que el sujeto, en este caso sus padres han comprendido la información que se le ha dado) es incompleta e insuficiente. Más aún: Cuando se les da el alta quirúrgica, a los padres se les proporcionaba un documento donde se indicaba que en caso de complicaciones se dirigieran a la también clínica privada Nuestra Señora del Rosario de la capital albaceteña; además, en el alta de los niños que fueron intervenidos de criptorquidia (operación de los testículos para colocarlos en la bolsa escrotal) , en ningún caso se hizo mención a la necesidad de seguimiento o revisión, por lo que los médicos castellano-manchegos desconocían este extremo de “importancia trascendente para controlar la viabilidad del testículo”, nos dice un especialista. Finalmente, en el expediente posoperatorio de recomendaciones, todos los procedimientos de revisión de los niños se dirigían a su correspondiente pediatra, nunca el intervenido era examinado por el facultativo que supuestamente le operó en La Milagrosa para darle el alta definitiva. Ya solo falta que el Sescam recoja la opinión de varios médicos, “dispuestos a declarar ante un juez”, subraya una madre a este periódico, que asegura que a una decena de estos niños “les abrieron, no les hicieron nada y los volvieron a coser.