Podemos y sus aliados nunca han escondido su tinte antimonárquico y republicano. Al contrario, lo han utilizado como filón y, en los últimos meses, sobre todo a raíz de las grabaciones de Corinna zu Sayn-Wittgenstein en las que acusaba al rey Juan Carlos I de estar utilizándola como testaferro con el objetivo de ocultar patrimonio y propiedades en el extranjero. En este sentido, según publica el diario Público, Podemos maneja una encuesta interna en la que los datos serían reveladores: un 54% de los ciudadanos aboga por un referéndum para redefinir la Jefatura del Estado y el número de republicanos dobla al de monárquicos.

Alberto Garzón, coordinador federal de Izquierda Unida, dio un paso al frente presentando #RepruebaLaCorona, una campaña que se desarrollará en el marco de “los más de mil ayuntamientos donde tenemos presencia institucional”. Y es que, IU impulsará reprobaciones a la monarquía en todos ellos y exigirá la celebración de un referéndum.

En los últimos meses Unidos Podemos ha redoblado la presión sobre la Corona y ha protagonizado e impulsado diferentes iniciativas contra la monarquía y en favor de la república. Tras las grabaciones de Corinna, el Grupo Parlamentario de Unidos Podemos advirtió que las explicaciones del director del CNI, Félix Roldán, no le resultaron satisfactorias y registró junto a ERC y Compromís una comisión para investigar “la corrupción de la Corona”.

La iniciativa fue inadmitida por la Mesa gracias al frente PP-Ciudadanos-PSOE. Pero los morados no se dieron por vencidos y volvieron a la carga. Esta vez, para sortear la “inviolabilidad” con la que la Constitución ampara al rey, Podemos optó por investigar únicamente los negocios de Juan Carlos I en las fechas posteriores a 2014, tras su abdicación. No obstante, también fue rechazada. Incluso, los servicios jurídicos del Congreso emitieron un informe en el que recordaban que la figura del rey era inviolable.

Con todo, Unidos Podemos continúa con su estrategia de debilitar la imagen de la Corona e impulsar iniciativas antimonárquicas. Máxime cuando la formación cuenta con el respaldo de la encuesta interna.