Pablo Casado ha exprimido al máximo, hasta agotarlo, el recurso de Cataluña para atacar a Pedro Sánchez y ahora recurre a ETA para dar vida a su discurso. En el colmo de lo esperpéntico, el presidente del PP ha pedido a los asistenes en un mitin en Galicia que se imaginen que ellos son los asesinados por la banda terrorista.

En la parroquia de Nemenzo, a las afuerzas de Santiago de Compostela, resguardados de la lluvia bajo dos carpas, los asistentes al mitin comida del PP escucharon cómo el líder popular les planteaba el ejercicio macabro de imaginarse como los muertos de ETA.

“Aquí hay más de 1.000 personas. Pues la banda terrorista ha matado a 800. ¿Os imagináis ver estas dos carpas... os imagináis que prácticamente todos los que estáis aquí sentados sois tantas personas como las víctimas de los criminales de ETA?”, afirmó Pablo Casado, que continuó así su discurso: “Esos etarras, esos herederos de Batasuna, son los que ahora dicen que ha merecido la pena, que nunca habían mandado tanto en España, que Sánchez tiene que llamarles por teléfono para rogarles que aprueben sus reales decretos”.

"Sánchez prefiere las manos manchadas de sangre"

No fue, sin embargo, la más grave acusación de Pablo Casado contra Sánchez respecto al terrorismo de ETA. A principios de abril, afirmó que el líder socialista prefería tener "las manos manchadas de sangre que las manos pintadas de blanco", al referirse al apoyo que considera que ha buscado de EH Bildu para aprobar los últimos decretos del Gobierno.

Fue en un acto en Barcelona para presentar su programa electoral donde Casado dijo que Sánchez había cruzado la "línea roja" al intentar "blanquear" a golpistas y proetarras, porque no solo los necesita, sino que "los promueve y ampara" para normalizarlos. "Los enemigos de España, el golpismo y el terrorismo, son los aliados de Sánchez", subrayó.

En otro mitin en Tenerife, Pablo Casado afirmó: "No creo que España merezca un Gobierno que dependa de un grupo parlamentario que aún no ha condenado los asesinatos de ETA",y añadió: "¿Hasta dónde puede llegar la ambición desmedida y la irresponsabilidad contra España para que Pedro Sánchez tenga que abrazarse a Arnaldo Otegi?"