En declaraciones a la BBC, Clegg afirmó que es "malo para el Reino Unido" que sea el único de los 27 países de la Unión Europea que no apoyó el pacto fiscal para resolver la crisis de la deuda, en respuesta a los líderes europeos, que no aceptaron las salvaguardas que pedía para la City de Londres, centro financiero del país.

Cameron jugó mal sus cartas
El viceprimer ministro británico cree que Cameron jugó mal sus cartas y debería "haber vuelto con algo" para mostrar al Parlamento."Nadie puede pensar que será bueno para Gran Bretaña a largo plazo estar en una posición de uno contra 26", insistió Clegg.

La opción de un referéndum
Sobre la posibilidad de que los diputados euroescépticos del Partido Conservador reclamen ahora la celebración de un referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la UE, que es ya una de sus demandas, Clegg dijo que no hay fundamento para ello debido a que no se debate "ninguna transferencia de soberanía" a Bruselas, que es lo que obligaría a celebrar la consulta.

Reino Unido no debe aislarse
En todo caso, Clegg advirtió de que, para enderezar la situación, el Reino Unido "no puede retirarse más" de Europa sino "jugar bien las cartas" y conseguir algún beneficio de la presente situación.

Califica de "intransigentes" a Francia y Alemania
Clegg ha criticado, además, la postura de Francia y Alemania, que ha calificado de “intransigente” y ha asegurado que la presión de los euroescépticos ha puesto a Cameron en “una situación muy difícil”. El viceprimer ministro ha descartado una ruptura del pacto con los conservadores británicos. "El colapso de la coalición de Gobierno sería aún más dañino para nosotros. Supondría un desastre económico para el país en tiempo de gran incertidumbre". Sí ha asegurado que a partir de ahora trabajaría para hacer "todo lo que pueda para asegurar que este contratiempo no se convierta en una fractura permanente".