Los investigadores del caso Taula, que investiga el cobro de comisiones en la Diputación, la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia, ultiman la investigación (imputación) del presidente del PP de la provincia de Valencia, Vicente Betoret.


Una venganza de Benavent
Betoret, mano derecha de Alfonso Rus durante más de una década en el partido, ha salido a defender que es “absolutamente falso” que haya cometido o conocido hechos ilegales, y se ha mostrado como una víctima de “la venganza” del exgerente de Imelsa, Marcos Benavent (conocido como el 'yonki del dinero'), que grabó sus conversaciones con políticos valencianos desvelando la trama de corrupción.

Según adelanta el diario Levante, los investigadores del caso Taula ultiman la imputación de Betoret, que tomó las riendas del partido provincial cuando se hicieron públicas las grabaciones en las que se escuchaba a Alfonso Rus contar billetes, presuntamente procedente de comisiones.


Betoret aparece en las grabaciones
El nombre de Betoret aparece en otras grabaciones, en poder de los investigadores, en las que también se habla del reparto de ‘mordidas’, según fuentes citadas por el Levante.El actual presidente del PP de Valencia habría participado en reuniones en las que “se hablaba de pasta”, procedente de las supuestas comisiones. Por otra parte, Betoret fue consejero de administración de Imelsa entre 2007 y 2015.

Betoret, actualmente diputado regional, es aforado, por lo que si se decide su investigación (imputación) el juzgado deberá remitir sus razonamientos al Tribunal Superior de Justicia de Valencia.

El dirigente popular ha comparecido ante los medios para asegurar que si acabara investigado hará "lo que considere mejor para el partido", pero ahora sería elucubrar, y ha advertido de acciones legales contra Benavent .

Betoret ha comparecido arropado por la portavoz del PP en la Diputación, Carmen Contelles, y el secretario general del PP de la provincia, Vicente Ferrer.