Según esos estudios, entre los once millones de votantes que en el año 2008 eligieron la papeleta del PSOE habría una bolsa de más de tres millones que se muestran indecisos. Personas que en su inmensa mayoría lo que apuntaban era hacia la abstención, desilusionadas con el tratamiento que el gobierno ha dado a la crisis.

Dos de cada tres indecisos ‘socialistas’ volverían a votar PSOE
Esta situación, según han detectado en Ferraz a través de estas ‘encuestas cualitativas’, estaría cambiando. De hecho, en las dos últimas semanas, sus sondeos muestran que 700.000 de esas personas mostrarían ahora predisposición a votar de nuevo por las listas socialistas.  O lo que es lo mismo, los indecisos entre los votantes del PSOE han pasado de ser del 41% al 35%. Pero aún más favorable para la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba, dentro de ese 35%,  dos de cada tres personas muestran una predisposición favorable a acudir en apoyo del PSOE.

Las razones para este cambio, según explican en la candidatura socialista, estaría en dos factores confluyentes. Por un lado, piensan que ha calado entre el público la evidencia de que el gobierno de Rodríguez Zapatero ha podido cometer errores en la manera de afrontar la crisis, pero también que la crisis en sí es internacional y mucho más profunda y compleja como para poder explicarse por esa supuesta mala gestión del ejecutivo español.

No existen recetas milagro para salir pronto de la crisis
Los votantes han ‘aceptado’, por tanto, que un cambio político que llevara a un gobierno del Partido Popular no traería en absoluto una salida inmediata ni rápida de la crisis.  O como lo ha reconocido en algún momento la propia dirección ‘popular’, Mariano Rajoy incluido, no existen recetas milagro para que España, ni ningún otro país, pueda escapar de la crisis económica y financiera internacional.

Al contrario, la idea que ha calado entre los votantes a lo largo de los últimos meses, y muy especialmente durante la profundización de la crisis durante este verano y la aparición de los temores de la caída en una nueva recesión económica, es que “esto va para largo”.

Entre los votantes de izquierdas empiezan a temerse “los recortes del PP”
Al mismo tiempo, según estos estudios de los que dispone Ferraz, los votantes de izquierdas verían con creciente preocupación las acciones que están tomando los gobiernos del Partido Popular en las Comunidades Autónomas. Acciones que están trayendo recortes en gastos sociales y, por tanto, han comenzado a afectar al estado de bienestar social.

Entre estos votantes de izquierda, piensan en Ferraz, ha comenzado a calar, por tanto, la idea de que mientras se sale de esta profunda crisis es mejor que gobierne quienes están apostando por mantener la inversión en la educación pública, la sanidad gratuita y las ayudas sociales a través del mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones y la cobertura por prestación de desempleo.  Esta tendencia de recuperación del voto de izquierdas, piensa el equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba, se iría acelerando en las próximas semanas según se acerquen las elecciones.