Villarrubia ha reprochado a Gallardón que haya sido el PP el que ha bloqueado en la anterior legislatura la renovación de órganos judiciales y ahora pretende hacer creer que se plantea la cobertura de las plazas vacantes con celeridad.

El Poder Judicial es de los ciudadanos
Sobre la nueva forma de elección del Consejo del Poder Judicial anunciado por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, según la cual ocho de sus miembros serán elegidos por las Cortes y los doce restantes sean seleccionados por los propios jueces, el portavoz socialista ha criticado que se robe un derecho que corresponde a la Cámara, como máximo representante de los ciudadanos. “El Poder Judicial es de los ciudadanos, no de los jueces", y no se debe cometer el error de "dejar en manos de unos cuantos lo que corresponde al pueblo español", ya que ese es el verdadero espíritu constitucional”, ha señalado Villarrubia, que ha recomendado a Gallardón que no ceda a presiones "intolerables" que no se pueden permitir.

Los consensos anteriores
El diputado socialista ha pedido al ministro que tenga en cuenta los trabajos ya hechos sobre leyes, como el anteproyecto de Enjuiciamiento Criminal y que no se cambien normas pactadas y consensuadas como la del Código Penal. “Si pide consenso, no destroce los consensos anteriores”, le ha dicho.

Yo me lo guiso...
En el mismo sentido, el portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha resumido la decisión del Ejecutivo en una frase: “la solución del Gobierno a la justicia –ha dicho- es la fórmula de Juan Palomo: yo me lo guiso, yo me lo como”, y ha subrayado que no solo los políticos tienen la responsabilidad sobre el mal funcionamiento de la Justicia, también “los jueces”. Llamazares ha pedido que se escuche a los ciudadanos, que “nos dicen que el servicio público de la Justicia no es bueno, ni garantiza la igualdad, ni la celeridad”.

Una justicia cainita
El diputado de Izquierda Unida ha agregado que “la imagen de nuestra justicia no puede ser peor: una imagen cainita, fratricida, que usa el servicio público para venganzas privadas”. En su opinión, es a esto a lo que hay que dar ya “una respuesta” y también al “reguero de corrupción que alarma a la sociedad española, en la que ha participado, según ha dicho, “desgraciadamente una parte minoritaria de la política y el poder judicial”.

Una Justicia de dos velocidades
Llamazares ha criticado también las tasas judiciales anunciadas por el ministro de Justicia, porque propiciará “una Justicia de dos velocidades” que llevará a “incrementar la injusticia”.

Populismo penal
Sobre la reforma del sistema penal, Llamazares ha reclamado que no se ceda al “populismo penal con una orientación propagandística” y como "carnaza", y ha recordado que “tenemos el sistema penal más duro de Europa, con las penas más altas”. Ha acusado al PP de “trasmitir a los ciudadanos una seguridad ficticia, con la idea de que “incrementando las penas las cosas van a cambiar”.