"Lo del CIS no está cocinado, está requemado", ha afirmado el portavoz popular en declaraciones recogidas por el diario El Mundo. "El CIS huele a tostada", ha añadido y argumenta que, "de un empate en intención directa de voto, el CIS extrae más diferencias entre el PP y el PSOE que la encuesta que más diferenciada".

Estrategia desmovilizadora
Algo parecido ha expresado el líder andaluz del PP y vicesecretario para asuntos territoriales, Javier Arenas, ha advertido de que el sondeo responde, en su opinión, a "una estrategia del PSOE para desmovilizar a los votantes del cambio".

A Cospedal sí le vale
Sin embargo, para la número dos del partido, María Dolores de Cospedal, la encuesta del CIS es el reflejo del deseo de cambio de los españoles "hayan votado a quien hayan votado" antes. Ha añadido que lo que vale, en cualquier caso, es la encuesta del próximo 20 de noviembre.

Cambio urgente
En un sentido similar se ha expresado la responsable de la campaña y vicesecretaria de Organización, Ana Mato, quien ha opinado que la encuesta evidencia la demanda de "un cambio urgente" por parte de los españoles y "el fracaso" del candidato de Rubalcaba "en lo que significa su apuesta para los españoles".

Rechazo a Rubalcaba
"Los españoles han rechazado a Rubalcaba. No me sorprende, teniendo en cuenta que Rubalcaba ha hecho las políticas de Zapatero y es también responsable de los cinco millones de parados que tiene nuestro país", ha afirmado.