El consejero de Presidencia del Gobierno de Cristina Cifuentes, Ángel Garrido, ha arremetido contra la candidata de Podemos a la Presidencia regional, Lorena Ruiz-Huerta, en el debate de la moción de censura, donde ha hecho una intervención zafia en la que también ha insultado a invitados que han acudido a la tribuna, entre los que están Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero. Curiosamente, en el discurso distribuido por el Grupo popular en la Asamblea a los periodistas que cubren la sesión, el PP ha omitido los insultos.

Garrido ha acusado a Podemos de hacer con su moción a Cifuentes una puesta de largo” a su candidata, Lorena Ruiz-Huerta, en la que ha centrado su ensañamiento. “Usted no es la presidenta que viene a salvar una comunidad en apuros, porque no está en apuros”, ha dicho el número dos de la Comunidad de Madrid dirigiéndose a la diputada de Podemos.

"Usted no tiene ninguna experiencia de gestión"
“Para ser presidenta se necesitan cualidades de las que usted carece. Usted habrá hecho alguna vez algún curriculum para buscar trabajo. Es decir, si usted quiere trabajar como médico en alguna clínica o como abogado en algún despacho…¿Quiere usted que le enumere todos los datos que aporta usted en el apartado experiencia para ejercer como presidenta de la Comunidad de Madrid y gestionar una de las mayores comunidades administrativas de Europa?… Se las voy a enumerar…Ya. Ninguna, no acredita usted ninguna experiencia de gestión”, ha dicho Garrido.

El "despatarre" de Iglesias
El consejero de Presidencia también ha arremetido contra el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que se encuentra en la tribuna de invitados.


Garrido ha dicho que Pablo Iglesias es “un mal ejemplo” porque “usted ha recibido entre diciembre de 2012 y noviembre de 2013 casi 100.000 euros de una productora controlada por la televisión pública iraní, un país que tiene la costumbre de lapidar mujeres”.

El "Lewinsky" de Podemos
“Usted cuando comete una inmoralidad dice que cabalga con tradiciones, usted cabalga mucho y muy a menudo, así tiene las piernas con ese despatarre que hemos podido ver”, continuó Iglesias en su diatriba contra iglesias, al que acusó de convertir este debate en “un salón de baile para que su portavoz tenga su frívola puesta de largo”.

Garrido echó mano del machismo otra vez al referirse al diputado de Podemos Íñigo Errejón como “el segundo becario más famoso del mundo después de Mónica Lewinsky".