No es la primera vez que el PP dice una cosa, la promete, la repite hasta la saciedad y luego hace lo contrario. Es habitual que siga este procedimiento con sus promesas electorales. Ya lo hizo con los impuestos que, tras asegurar que los bajarían, anunciaron subidas. Este jueves le ha llegado el turno al canon digital.

Durante las elecciones de 2011, el PP de Mariano Rajoy prometió a sus votantes que eliminaría el canon digital o, lo que es lo mismo, el sistema de compensación por copia privada que se aplica sobre soportes, equipos y dispositivos como ordenadores, discos duros, móviles…

Al llegar Rajoy por primera vez al Gobierno, lo eliminó e impuso uno diferente. Desde ese momento el dinero que se recaudaba para las entidades de gestión de derechos de autor se obtenía de los Presupuestos Generales del Estado.

Fue entonces cuando llegó el Tribunal Supremo español y el europeo para sentenciar que ese nuevo sistema era ilegal. ¿Qué hará ahora Rajoy en su segunda legislatura? Recuperar el canon.

El gobierno ya está trabajando en un proyecto que basaría el canon, una vez más, en gravar los dispositivos. ¿Cuál sería la diferencia? Todavía no está clara, pero parece que la idea del ministerio de Educación, Cultura y Deporte pasa porque no todas las personas tengan que pagar el canon. Quedarían fuera las administraciones o quién pueda demostrar que usa esos dispositivos en su trabajo. Habrá que esperar.