“Buscad, buscad, malditos”, podría ser el título del serial judicial, con guión de María Dolores Cospedal, protagonizado por ayuntamientos y diputaciones gobernadas por el PP de Castilla-La Mancha y cuya trama no es otra que airear supuestos escándalos de líderes del PSOE, sean falsos o figurados, tengan o no fundamentos legales, cuyo paseíllo por los juzgados castellano-manchegos forma parte ya del paisaje político de la región, propiciando un escenario idílico para la secretaria general del PP, necesitada como está de desviar la atención de su paupérrima gestión en la comunidad y centrar las miradas en lo “malos” que son los socialistas, aunque para ello haya que presionar a la mismísima Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM), según reconocen a ELPLURAL.COM fuentes de Alto Tribunal manchego, con sede en Albacete.

Page con alcaldes del PSOE



“Los socialistas no se van a ir de rositas”
Ya lo advirtieron cuando llegaron al poder: Cospedal no se conformará con gobernar. No, la secretaria general no parará hasta aniquilar políticamente a todo lo que huela a PSOE y a sus gobiernos durante 21 años en Castilla-La Mancha. Y fue el propio Vicente Tirado, mano derecha de Cospedal, además de secretario general de los “populares”, presidente de las Cortes autonómicas y con un pie en el banquillo del TSJCM si como todo parece indicar el juez Ruz pide su imputación por la supuesta mordida de los 200.000 euros, el encargado de adelantar la estrategia: “¿Dónde está el dinero que os habéis llevado?”. Preguntó a gritos Tirado a los socialistas en mayo de 2012 en Talavera, al tiempo que vaticinaba y les advertía que: “no se van ir de rositas ni se van a ir gratis”. Dicho y hecho, días después presentaba una querella contra la exvicepresidenta del Gobierno socialista de Barreda y contra la exconsejera de Cultura. Ambas archivadas por la Justicia por “falta de sustancia” legal, concretan a ELPLURAL.COM las mismas fuentes. No conforme con eso, denunciaron también a dos exdirectores generales por presunta "prevaricación, falsedad y malversación" de fondos públicos. Ahí está la cosa, atascada. ¿Saldrá en plena campaña?

“Cuadrifolio” y la cercanía del 24-M
Fuentes consultadas que aseguran que el PP está moviendo todos los hilos y toda su influencia para que el Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia castellano-manchego, José Martínez, tenga cerrada una investigación pendiente para antes del inicio de la campaña electoral (8 de mayo), e incluso antes de la presentación de las candidaturas (27 de abril). “Para Cospedal sería un regalo que el asunto saliera a la luz a finales de marzo, principio de abril”, dicen. El caso es que la Fiscalía pidió en noviembre una prórroga de seis meses para investigar la documentación sobre el llamado caso “Cuadrifolio”. Una denuncia sin ton ni son (incluso El Mundo admitió haber sido engañado) de supuestos precios “inflados” en la organización de actos por la administración regional, adjudicados a la empresa Cuadrifolio, que “habría contribuido a la financiación del PSOE”. Eso es lo que decían en el Gobierno de Cospedal, de donde partió todo este “timo”. De ahí que la Fiscalía, “por mucho que se empeñe en investigar el humo que fabricó el diario El Mundo con la ayuda ineludible del Palacio de Fuensalida, no le quede otra que archivar el caso”, precisan las fuentes, añadiendo que la documentación aportada en su día por el PSOE al TSJCM “anula toda posibilidad de una financiación ilegal del partido y demuestra que al Tribunal le vendieron una moto gripada”.

Acoso y derribo de importantes alcaldes
Si a todo esto le añadimos la “persecución judicial” emprendida por los adláteres de Cospedal, asistida siempre por el director de la tele regional, Nacho Villa, contra los alcaldes de Cuenca o de Azuqueca de Henares, o contra otros exregidores como el de de Alcázar de San Juan, o contra líderes que prometían y podrían arrebatarles importantes plazas, como el secretario general del PSOE de Talavera, solo por citar cuatro ejemplos representativos, entonces, asistimos a un linchamiento sin precedentes en la política española donde todo vale y el PP ha demostrado no tener escrúpulos a la hora de denunciar a estos representantes en las vísperas de la campaña electoral. Líderes sitiados como si fueran “sparrings” noqueados, recibiendo “golpe, tras golpe” de Cospedal, sin que hasta hace unos días no entendieran que se trata de una campaña en toda regla de acoso y derribo del PSOE.



“Es una canallada que tendrá consecuencias”
“Sparrings” que parecen despertar de su letargo tras la iniciativa tomada por el alcalde de Azuqueca y líder del PSOE en Guadalajara, Pablo Bellido, a quien el PP denunció en relación con la ejecución de una obras y que, incompresiblemente, fue admitida a trámite por el juez. Bellido, arropado por todos los concejales, salvo los del PP, claro, catalogó la denuncia de “canallada”, pidiendo que se le tome declaración ya y anunciado que una vez que se resuelva este asunto, “habrá consecuencias”. Para empezar, la empresa se querellará contra el PP. Y es que, según la mayoría de los ediles (PSOE, IU y Ciudadanos): “Esta denuncia es la venganza del PP contra un alcalde que se deja la piel por defender Azuqueca y que representa todo lo que el PP odia, que es la honestidad y el compromiso con las personas que peor lo están pasando”, asegura el portavoz del Gobierno de esta localidad del Corredor del Henares.

Page: “Cospedal destila maldad política”
Reacción de Bellido que ha llevado al líder de los socialistas castellano-manchegos, Emiliano García-Page, a tomar por fin cartas en el asunto y reprochar “la maldad política” que, a su juicio, “destila” Cospedal, de quien ha dicho que “desde que llegó a la Presidencia de la Junta se ha dedicado a querellarse y a ensuciar y va a terminar su mandato y va a dejar la Presidencia denunciando a cantidad de gente en operaciones de montaje judicial, no de los jueces, sino del PP”, añadía que en el caso de Bellido no se trata de una denuncia por corrupción, sino de una cuestión técnica de una obra. “No se trata de una denuncia porque se haya enriquecido, ni de que se haya aprovechado”, para finalmente catalogar el caso como un “montaje político del PP, de dirigentes del PP, con informes periciales de algunos arquitectos que están pagados, además, por empresas de comunicación muy subvencionadas por la Junta de Comunidades”.