Los vecinos de Vilamartín de Valdeorras abarrotaron la sala donde se celebró el pleno, para apoyar al alcalde socialista y contra la moción de censura del PP



La localidad de Vilamartín de Valdeorras, en Ourense, ha vivido este lunes una mañana movida por la votación de una moción de censura presentada por el Grupo popular liderado por María Jesús Candal, derrotada en los comicios de 2011 por el socialista Enrique Álvarez Barreiro, que ha gobernado hasta ahora en minoría, después de más de 35 años de mandato de los ‘populares’. Una recogida de firmas por iniciativa de las personas del pueblo reflejó que un 90% está en contra de la moción y respalda a Álvarez Barreiro, según fuentes del PSdeG consultadas por ELPLURAL.COM.

Candal arrebató antes la Alcaldía a su padre, también con una moción
María Jesús Candal, que fue cabeza de lista por el PP en las elecciones de 2011, consiguió arrebatar antes el gobierno a su padre, Manuel Candal, en el cargo desde el franquismo, también mediante una moción de censura, en aquel caso “encubierta”, según han explicado a ELPLURAL.COM fuentes del PSdeG. Esta vez se ha valido de los votos de dos concejales de Alternativa Popular Galega, una formación integrada por escindidos del PP, que le han dado su apoyo traicionando su programa electoral, en el que “prometían impedir del gobierno de Candal”.

En 2011 le derrotó el socialista Álvarez Barreiro
Candal estuvo en el cargo por dos años hasta los comicios de 2011, cuando fue derrotada por el candidato socialista y hasta hoy alcalde, Enrique Álvarez Barreiro.

Presentaron la moción el 9 de enero
El pasado 9 de enero, los cuatro concejales del PP presentaron una moción de censura contra el alcalde Álvarez Barreiro, con el argumento de “ingobernabilidad del consello”. La crisis política no se quedó en el marco del Ayuntamiento y la polémica llegó a las calles. Los vecinos llevaron adelante, por iniciativa propia, una recogida de firmas, que avaló en un 90% al alcalde y rechazó la moción.

El pleno estaba abarrotado de vecinos
Pero el PP local pasó por encima de la voluntad de los vecinos de Vilamartín de Valdeorras y siguió adelante con su moción, que se ha votado esta mañana en un local social y no en el Ayuntamiento, ante lo que se preveía como una votación difícil. Según han confirmado fuentes asistentes al pleno, el local estaba abarrotado de la gente del pueblo, que han gritado “fuera” y consignas contra la moción, dirigidas al Grupo popular.

Una falsa amenaza de bomba
El pleno pudo efectuarse finalmente después de que fuera interrumpido en un comienzo por una amenaza de bomba, que se comprobó falsa, pero que obligó a desalojar la sala.

Álvarez Barreiro desvela la deuda que recibió de Candal en 2011
En declaraciones a ELPLURAL.COM, el ya exalcalde de Vilamartín de Valdeorras, Enrique Álvarez Barreiro ha dicho que se han sacado debajo de la manga el argumento de “ingobernabilidad”, que no se sostiene de ninguna manera, ni por la gestión que el grupo socialista ha desarrollado en este año ni por la clara reacción de los vecinos.

1.360.000 euros
Álvarez Barreiro ha explicado que cuando llegó a la Alcaldía se encontró con “una deuda de 1.360.000 euros, que hemos reducido a la mitad en el poco tiempo que llevamos al frente del Consistorio”. Y precisa que después de rebajar la deuda, hemos dejado en las cuentas del Ayuntamiento 300.000 euros”.

Se gastaban el dinero en comidas
“Cuando llegamos nos encontramos con que la entonces alcaldesa María Jesús Candal contaba con unos gastos de protocolo de 40.000 euros, de los que 20.000 euros se habían gastado en comidas. Tenemos las facturas que prueban esto”.

“El Ayuntamiento invertía en seguros 19.000 euros, contratados, por cierto, con la hija de la propia alcaldesa, que es corredora de seguros. Disminuimos ese gasto hasta 7.000 euros manteniendo las mismas coberturas”, afirma Álvarez Barreiro.

"¿Qué se puede esperar de Candal, si su padre dijo de ella que 'no es de fiar'"?
El socialista no entiende cómo puede un político imponerse contra la voluntad de un pueblo, porque “a esta mujer, el pueblo no la quiere. La sala estaba abarrotada de gente que gritándole que no la quieren, pero a ella no le importa. Vuelve a hacerse con la Alcaldía por medio de una moción. ¿Qué se puede esperar de una persona de quien su propio padre dijo públicamente que 'no es de fiar'. Está en las hemerotecas”.