Jacobo Pin denunció que sentía “perturbada” su independencia por los intentos de la Audiencia de Castellón de tratar “de imponer indirectamente el sobreseimiento" del presunto delito del cohecho. "Soy consciente de que puede parecer inusual que un miembro del Poder Judicial acuda en amparo ante el Consejo contra un órgano judicial superior, pero es evidente que la presente perturbación de mi independencia, que debe velar mi actuar, no es una mera cuestión jurisdiccional”, escribió el juez en la providencia en la que reclamó el amparo.

Hasta que el Supremo se pronuncie
La comisión permanente del Poder Judicial, además, ordenó devolver la causa al juzgado de Nules, a pesar de que la instrucción ya se había cerrado y Fabra estaba a punto de ser juzgado, tras más de ocho años de dilaciones en el proceso iniciado contra él.

La Fiscalía Anticorrupción, la Abogacía del Estado y la acusación popular recurrieron las decisiones de la Audiencia y hasta que el Tribunal Supremo no las resuelva, el Consejo del Poder Judicial no se pronunciará, según El País.