Este viernes se han cumplido nueve años desde el trágico accidente del metro de Valencia en el que fallecieron 43 personas. Y en este aniversario se ha escuchado por primera vez y con libertad la voz de las víctimas en las Cortes Valencianas con la intervención de la presidente de la Asociación de Víctimas (Avm3j) Beatriz Garrote.

Esta decisión histórica fue apoyada por todos los grupos del Parlamento y defendida por su presidente como “simbolismo de restitución, de dignidad y de derechos” a este colectivo.
Tras las palabras de Garrote y el emotivo aplauso final de todos los parlamentarios menos el PP, la Asociación de Víctimas y muchos ciudadanos valencianos se han concentrado por última vez para nunca olvidar la memoria de los fallecidos en el accidente de metro más trágico de Europa.

Comisión de investigación Antes de la intervención de Garrote, el pleno de las Cortes ha aprobado la reapertura de la Comisión de Investigación sobre el Accidente del Metro de Valencia así como una proposición no de ley a través de la que se solicitan responsabilidades políticas si del resultado de la comisión fuera necesario dirimirlas. La decisión, tomada con el apoyo del PSOE, Compromis, Podemos y Ciudadanos y solo con el rechazo del PP, supone reabrir la comisión que ya se creó en 2006 pero que solo duró un mes con la conclusión, plagada de dudas, de que la culpa del conductor del metro, fallecido en el accidente, y el exceso de velocidad. Tras la aprobación de esta medida, todos los grupos que la han apoyado se han levantado a aplaudir a los familiares de las víctimas que se encontraban en la tribuna de invitados de las Cortes. Alberto Fabra, expresidente valenciano y líder del PP en la Comunidad, ha justificado la decisión de su grupo “por coherencia” con sus actuaciones hasta ahora, en las que también se han opuesto a las 19 peticiones de puesta en marcha de la comisión en anteriores legislaturas y porque hay tres resoluciones judiciales.



 

Perdón a las víctimas Una de las promesas de Ximo Puig, nuevo presidente socialista de la Comunidad Valenciana, fue la de pedir perdón a las Víctimas del Metro por cómo los anteriores gobiernos de la Comunidad las habían tratado así como reabrir la comisión de investigación sobre el accidente. Puig ha reiterado este jueves, junto con la vicepresidenta Monica Otra, el “perdón oficial” por el trato que han recibido de las instituciones valencianas durante los últimos nueve años y el agradecimiento a su trabajo cívico en defensa de “una sociedad más justa que fuera tratada con honestidad y justicia”. Según recoge el diario Levante, se reunieron con ocho miembros de la Asociación de Víctimas en el Palau y no escatimaron gestos de cariño hacia ellos.






9 años de lucha
Durante esta larga espera, las víctimas del accidente de metro y sus familiares nunca dejaron de luchar porque se conociese toda la verdad y se depurasen responsabilidades políticas pese a los continuos portazos de los gobiernos populares de la Generalitat.

Los testimonios de las propias víctimas dan fe de la fuerza que han tenido durante estos largos nueve años de lucha y donde no han parado de preguntarse “constantemente el porqué de su maltrato (el del Gobierno valenciano) hacia nosotros y, al final, decidí no hacerme la pregunta porque su actitud me resultaba incomprensible”.

Rosa Garrote, secretaria de la Avm3j, se reafirmó en el diario Levante en esta lucha insistiendo en que “cada declaración del Gobierno valenciano diciendo que todo estaba bien hecho, me daba fuerza para continuar. Yo no me podía ir a mi casa y que, lo que quedara para el futuro, fuese la versión del gobierno popular de que el accidente era imprevisible e inevitable, la culpa para el conductor y el que dijera lo contrario es que quería dañar la imagen del Partido Popular. No... Esto no podía quedar así, porque no es verdad”.

Fernanda Basconcelos, otra miembro de la Asociación de Víctimas está segura de que “en nuestro caso ha quedado bien claro la clase de gente que puede gobernarnos y hasta qué punto se puede llegar para tapar una mala gestión, dónde llega la falta de humanidad de algunas instituciones y cómo nos desamparan. Los mismos que nos prometen todo son luego los verdugos de sus votantes. Pero todo llega en la vida”.